Foto de Kristina Paukshtite en Pexels

La depresión postparto son sentimientos de tristeza que experimentan las mujeres después del parto, que pueden ir desde intensidad leve, moderada o profunda.

Es una afección relativamente común en las mujeres recién dadas a luz. El origen de la depresión postparto se ha relacionado con los diferentes cambios hormonales de la mujer durante el embarazo y el parto.

Se estima un porcentaje entre el 50% y 80% de las madres que atraviesan por una depresión postparto, que es algo temporal para la mayoría y puede desaparecer en pocos días o durar hasta 2 años.

Causas

Se desconocen las causas de aparición, aunque influyen los niveles hormonales alterados a la hora de dar a luz, así como factores ambientales o elementos que se generen a raíz del parto como por ejemplo:

  • Reducción del tiempo libre: Es posible que los cuidados del bebé colapsen a la madre de actividades, reduciendo drásticamente su dinámica y tiempo libre, que puede llegar a ser motivo de estrés y tristeza.
  • Cambios físicos: El proceso de gestación involucra una cantidad de cambios físicos que pueden afectar emocionalmente la percepción de sí misma de la madre hasta llegar a la distorsión de imagen que produce ansiedad.
  • Cambios en las relaciones sociales y laborales: La dinámica de trabajo cambia, las relaciones sociales también, entre otros factores de interacción social que se modifican por la llegada del bebé.

También existen factores de riegos asociados a la depresión postparto, como por ejemplo un embarazo no planificado o no deseado, así como antecedentes de depresión en la madre o embarazos precoces. Otros factores pueden influir como el consumo del alcohol, la falta de apoyo familiar y las vivencias traumáticas durante el embarazo.

En general, la depresión postparto tiene múltiples factores de origen biopsicosocial, que deben ser tratados a tiempo por especialistas de la salud mental con acompañamiento psicológico de forma ideal, para garantizar la calidad de vida de la madre y el recién nacido.

Síntomas

Los síntomas de depresión postparto son difíciles de reconocer, en varias oportunidades suelen relacionarse o confundirse como parte del proceso de cambio. Sin embargo, algunos factores son importantes y pueden diferenciarse como por ejemplo la dificultad en la lactancia, el apego inseguro y retrasos en el desarrollo psicomotor.

Algunos síntomas para estar alerta son:

  • Cansancio e irritabilidad extrema
  • Tristeza, desesperanza, desamparo
  • Tendencia a llorar con facilidad
  • Falta de energía
  • Falta de motivación
  • Aumento o déficit de apetito
  • Alteraciones del sueño
  • Pérdida de interés en actividades que antes eran placenteras
  • Aislamiento
  • Dolor de cabeza

Existe un hallazgo relacionado con embarazos múltiples, partos prematuros o nacimientos de neonatos con déficits neurológicos, bien sea congénitos o adquiridos, factores de estrés laboral, etc. De igual forma, indiferentemente de los factores de riesgo, todas las mujeres gestantes pueden sufrir depresión durante o posterior al embarazo, inclusive durante el años siguiente al parto.

Las mujeres embarazadas cuando se sienten abrumadas, frustradas y ansiosas constantemente, y permanecen en silencio sin expresar nada al respecto, y en vez de buscar ayuda obviando la importancia de sus síntomas.

Cómo mejorar

Existen indicaciones para comenzar a sentirse mejor si ya se presentan algunos síntomas de depresión postparto, entre ellas es posible mencionar:

  • Prolongar el tiempo de descanso
  • Pedir ayuda y administrar las tareas del hogar entre los miembros de la familia
  • Dedicar tiempo a compartir con amigos y distracciones sociales
  • Conversar con la pareja o familiares sobre los sentimientos
  • Participar en grupos de apoyo, pueden ser sugeridos en la atención clínica por médicos o enfermeros
  • No realizar cambios importantes después del parto, de forma tal que no atravesar por distintos procesos de adaptación ya que la llega del nuevo bebé es un proceso de cambio significativo

Tratamiento

Los tratamientos incluyen una serie de medicamentos en conjunto con terapias y recursos de ayuda, que deberán ser prescritos por porfesionales de la salud. Existe una diferencia entre la tristeza y la depresión postparto, por lo tanto si únicamente se trata de tristeza es posible experimentar cambios de humor, ansiedad, ataques de llanto y problemas para dormir por un período de tiempo entre 3 y 5 días. A diferencia de la depresión postparto que tiende a durar más tiempo y a ser más grave, con factores de disminución de productividad y motivación en las mujeres.

Distintas investigaciones resaltan que si no se atiende la depresión postparto, puede generar problemas futuros en los niños, como retrasos en el desarrollo, problemas de conducta, problemas de aprendizaje y dificultad entre el vínculo madre-hijo, mayor llanto o agitación, riesgo de obesidad y dificultad de adaptación escolar o en las situaciones sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies