El síndrome de catatonía se presenta en diferentes cuadros diagnósticos; ocurre bajo ciertas condiciones médicas y en los trastornos neuropsiquiátricos.  Los síntomas se caracterizan por una afectación del estado de movimiento, la conciencia y los estados cognitivos en función de la persona y el entorno.

Fue descubierto por el psiquiatra Karl Ludwig Kahlbaum en 1868, quien asoció los síntomas de catatonía con algunas enfermedades psiquiátricas.

Se presenta entre una falta de reactividad con el entorno que fluctúa desde la hiperactividad; donde pueden presentarse movimientos fuera de control y poco funcionales hasta el estupor; que implica una desconexión con el entorno, que se caracteriza por una resistencia a ejercer los movimientos funcionales del cuerpo.

También llamada catatonia, es una afección que produce problemas a nivel motor que vienen acompañados de otras disfunciones cognitivas, que alteran la percepción y la conciencia.

Sintomas

El síntoma principal es la presencia de catalepsia que implica la imposibilidad del movimiento, ya que la persona presenta rigidez muscular que bloquea la contracción y la flexibilidad cérea, que tiene que ver con una resistencia pasiva donde el sujeto no logra flexionar las articulaciones por sí mismo.

La persona permanece en una misma posición al menos que alguien lo cambie, donde permanecen sin moverse por voluntad de quien lo padece.

Estos sujetos presentan un cuadro emotivo significativo, en ocasiones pueden salir de la inmovilidad motora y presentar un estado emocional intenso, con niveles de movimiento acelerado, que pueden conllevar a autolesiones o a agredir a otras personas.

Causas

Los hallazgos neurobiológicos resaltan que las personas con esta afección tienen alguna disfunción en la corteza parietal posterior derecha, que se relaciona con el inicio adecuado de los movimientos, de forma tal que el área motora suplementaria permanece preservada. A nivel cerebral implica una hipoactividad GABAérgica y dopaminergica y una hiperactividad glutamaérgica.

Las causas de la catatonía van desde trastornos psiquiátricos, hasta enfermedades neurológicas, enfermedades sistémicas y causas tóxico-medicamentosas.

Algunos autores señalan aspectos psicológicos en la catatonia, refieriéndose a estados primitivos como mecanismos de defensa ante estímulos amenazadores. Así como se ha explicado como una respuesta disociativa o en paciente con estrés post-traumático.

Se han elaborado diversos instrumentos diagnósticos para lograr con mayor precisión la identificación del síndrome, no existe un consenso  acerca de la mejor forma de medición; uno de los más utilizados es la escala de catatonia de Bush Francis (BFCRS) y catatonia rating scale (CRS).

Comorbilidad

El trastorno más frecuente asociado a la catatonía es el bipolar, con porcentajes entre 20 y 30% de los casos en los episodios maníacos. El 20% de los pacientes con esquizofrenia sufren de catatonía; en la depresión se puede presentar partir de los 60 años. También se puede presentar en otros trastornos disociativos y el síndrome de Ganser.

Los trastornos médicos relacionados con la catonia son la hiponatremia (es un trastorno caracterizado por una concentración de sodio (Na) en plasma por debajo de 135 mmol/L), en algunos casos con mielinolisis pontina; así como se ha reportado una deficiencia de vitamina B12, que explica los cambios conductuales del paciente. También algunas infecciones como la tuberculosis, la malaria, sífilis o VIH, pueden producir el estado de catatonia. A su vez, se ha asociado a fallas renales, diabetes e hipotermia severa, los accidentes cerebrovasculares, la epilepsia del lóbulo temporal, los tumores cerebrales, entre otras afecciones de origen neurológico.

Otras causas se deben al consumo de alcohol, y el abuso de sustancias como drogas o psicofármacos. Es frecuente en el síndrome neuroléptico maligno, que se agrava con la administración de antipsicóticos de pronóstico mortal.

La catatonia se presenta en la esquizofrenia, siendo la afección clínica que más se relaciona con esta condición, así como en el trastorno psicótico breve.

En trastornos del espectro autista también se ha encontrado el síndrome de catatonia, algunos niños pueden manifestarlo de manera comórbida. Un gran número de pacientes con catatonia presenta algún tipo de trastorno del estado de ánimo, debido a los rasgos de emocionalidad intensa que caracteriza esta afección psicológica.

Anteriormente, el síndrome de catatonía estaba considerado como un sub-tipo de esquizofrenia, hoy en día está catalogado como un síndrome neuropsicológico independiente de otros trastornos.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de catatonía dependerá de la etiología así como de cada caso en particular. Se pueden tratar de diferentes formas; a nivel farmacológico las benzodiacepinas contribuyen en casos agudos, llegando a revertir los síntomas de los pacientes, así como los antipsicóticos.

A nivel psicológico se realizan terapias ocupacionales, con la finalidad de estimular al paciente, y también para brindar elementos psicoeducativos a su entorno familiar inmediato. El tratamiento de los síntomas emocionales resulta importante sobre todo en pacientes con cuadros derivados de trastornos psiquiátricos.

Un comentario de “Catatonía, sindrome psicomotor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies