El TDAH es un trastorno neurobiológico que comienza en la infancia, implica un patrón de déficit de atención, con hiperactividad o impulsividad que en ocasiones se asocia con otros trastornos de la personalidad.

Aparece generalmente antes de los 12 años, con una intensidad más alta de lo esperado para la edad del niño, de forma tal que deteriora significativamente el rendimiento del niño en dos o más ámbitos de su vida, bien sea escolar, familiar o social. No todos los niños con TDAH tienen los mismos síntomas ni la misma intensidad.

En cuanto a la clasificación de los síntomas muestran un patrón persistente de falta de atención o hiperactividad/ impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo. Comienza en la infancia y gran parte de ellos permanece con síntomas en la adultez.

En algunos casos, el TDAH no se reconoce ni se diagnostica hasta la edad adulta. Los síntomas del TDAH en adultos pueden no ser tan claros como los síntomas del TDAH en niños. En los adultos, la hiperactividad tiende a disminuir, pero los problemas con la impulsividad, la inquietud y la dificultad para prestar atención tienden a aumentar.

Sintomas

Pierde atención a los detalles o comete errores por descuido en las actividades escolares, en el hogar o en otras actividades.

  • Presenta dificultad para mantener la atención en tareas o actividades recreativas.
  • Pareciera no escuchar cuando se le habla
  • No cumple las instrucciones y no completa las actividades escolares o del hogar
  • Pierde la concentración y se distrae con facilidad
  • Tiene problemas para organizar tareas y actividades
  • Se niega a realizar tareas que requieran esfuerzo mental
  • Pierde cosas necesarias para las tareas y actividades

Los síntomas relacionados con hiperactividad son los siguientes:

  • Constantemente se encuentra hiperactivo, inquieto, da golpes con las manos o pies
  • Constantemente se coloca de pie en momentos donde debe permanecer sentado
  • Corre y trepa con frecuencia en lugares y situaciones inadecuadas
  • Le cuesta integrarse en actividades recreativas de forma tranquila
  • Constantemente se encuentra en movimiento y actúa como si lo impulsara un motor
  • Habla en exceso
  • Suelta la respuesta antes de que se le termine la pregunta
  • Le cuesta esperar su turno
  • Interrumpe a los otros o se entromete

Varios de estos síntomas se presentan en dos o más contextos o ambientes, como el hogar, la escuela, las actividades recreativas extraescolares.

Los síntomas interfieren con el funcionamiento general del niño, a nivel social y escolar, de forma tal que minimizan la calidad de vida. Estos síntomas deben presentarse sin la presencia de otro trastorno mental por lo cual puedan ser explicados, como los de humor o ansiedad u otros.

Es un trastorno del desarrollo asociado con importantes consecuencias en los aspectos académicos, social y de autoestima. El TDAH está asociado con  dificultades de aprendizaje, y otros Trastornos psiquiátricos.

Causas

Las causas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad se explican a partir de factores relacionados con  el desarrollo, entre ellas están las genéticas, ambientales y problemas durante el desarrollo.

Las causas genéticas tienen relación con factores hereditarios, donde se han evidenciado hallazgos en los genes para la aparición del TDAH; el entorno tiene que ver con factores y elementos que puedan significar riesgos a temprana edad y las causas relacionadas con los problemas durante el desarrollo tiene que ver con problemas en el sistema nervioso central que puedan tener interferencia para la aparición del TDAH.

Diagnóstico

La evaluación requiere evidencia que se obtiene directamente de padres o cuidadores, en relación a síntomas en varios ambientes, como la edad de comienzo, duración y grado de compromiso funcional.

Las dificultades de atención son más evidentes durante la escolaridad.  Aproximadamente un 50% de los niños mejoran a mediano y a largo plazo.

La probabilidad de pronósticos desfavorables se encuentran asociados a hiperactividad e impulsividad severa, bajo nivel intelectual y socio-económico y la asociación con otras psicopatologías.

Los adolescentes presentan fracaso escolar, agresión con trastorno antisocial, baja autoestima y pocas habilidades sociales. Los adultos exhiben baja autoestima, trastornos de la personalidad y tendencia al consumo de drogas o alcohol, así como poca estabilidad laboral.

Tratamiento

Podemos considerar que el TDAH es un estilo de ser y comportarse de la persona, y no una enfermedad, así el tratamiento se debe dirigirse hacia el autoconocimiento de cómo es uno y dotar de estrategias y herramientas para lograr un sano desarrollo del niño tanto en su relación con los demás y de un aprendizaje más efectivo. 

Se recomienda una intervención multidisciplinar e individualizada, es decir, una intervención psicológica, psicoeducativa y en casos más graves incluso farmacológica siempre adaptada a las características específicas de cada niño. Estas intervenciones en el caso de los niños deberían involucrar necesariamente a la escuela y a los padres.  

El objetivo del tratamiento es aumentar el bienestar del niño al reducir las complicaciones derivadas de las características del trastorno y el impacto negativo que puede tener en la vida de los niños y de su entorno social y familiar. 

 El tratamiento multidisciplinar del TDAH implica aspectos: 

  • tratamiento psicológico cognitivo-conductual y terapias de conducta de tercera generación (Terapia de Aceptación y Compromiso, y Mindfulness)  
  • tratamiento psicoeducativo (padres y profesores) tratamiento farmacológico 

Se recomienda la psicoterapia como tratamiento inicial en los siguientes casos: 

  • los síntomas del TDAH son leves. 
  • el TDAH tiene un impacto mínimo en la vida del niño existe discrepancia en la frecuencia e intensidad de los síntomas entre los padres, o entre los padres y profesores. 
  • el diagnóstico del TDAH es incierto. 
  • los padres no están de acuerdo con el tratamiento farmacológico. 

Existe como hemos dicho anteriormente una gran importancia de la individualización en el tratamiento psicoeducativo en los casos de TDAH con repercusión en el ámbito escolar. Centrado en la enseñanza de habilidades y estrategias académicas, que tengan en cuenta al alumno, sus puntos fuertes y sus puntos vulnerables. 

En cuanto a las recomendaciones relacionadas con el tratamiento farmacológico, se recomienda: 

  • en primer lugar, que debe ser un profesional médico o psicólogo clínico adecuadamente cualificado y experto en TDAH quien plantee el tratamiento,  
  • y en segundo lugar que se tenga en cuenta la edad del paciente, la gravedad de los síntomas, la repercusión funcional de estos y las características y preferencias de la familia. 

TDAH en Adultos

En la consulta hemos diagnosticado y tratado múltiples casos de TDAH en adultos. Para muchos de ellos, descubrir que tienen TDAH puede ser un gran alivio. El poder descubrir que su TDAH era el causante principal de problemas antiguos ayuda a los adultos a poder mejorar, y ganar en bienestar personal. Si eres adulto y crees tener síntomas de TDAH, consulta con un psicólogo clínico. 

La terapia cognitivo-conductual y las terapias de conducta de tercera generación (Terapia de Aceptación y Compromiso, y Mindfulness) son en nuestra consulta el abordaje más eficaz de la sintomatología en adultos con TDAH. Además, estas intervenciones mejoran los síntomas depresivos y ansiosos, así como la adherencia terapéutica. Los tratamientos psicológicos ayudan a la persona adulta con TDAH afrontar adecuadamente sus problemas emocionales, cognitivos (del pensamiento) y conductuales asociados al trastorno. 

Si tienes mayor interes en el bienestar de la infancia

Si quieres saber más de  los aspectos básicos de la educación infantil y el sano desarrollo de los menores, te puede interesar leer mi libro Guía para papás y mamás en apuros, de la editorial Vital Editores y lo puedes adquirir en las librerías de tu ciudad (pideló si no lo tienen) como las librerias online. En el libro te explico, de manera fácil, clara y con un lenguaje cercano los principios teóricos y prácticos de una adecuada y eficaz educación de niños y adolescentes.

Entre los temas que encontrarás en sus páginas son la autoestima en los pequeños, claves para potenciar las habilidades sociales de tlos menores, cómo ponerles límites de una manera sana y equilibrada, practicas de Mindfulness para niños, cómo apoyarles para a superar sus miedos, y mucho más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies