Foto de Evelyn Chong en PexelsEl trastorno delirante es una psicopatología que se manifiesta a partir de ideas delirantes o delirios sin alucinaciones, sin alteraciones del lenguaje o pensamiento. Estas ideas varían de una persona a otra; la característica principal de las ideas delirantes es la convicción de que son reales.  Deben persistir como mínimo un mes y no deberse al consumo de sustancias o enfermedades médicas. 

En el trastorno delirante, las ideas delirantes se basan en un mecanismo interpretativo que generalmente aparece en una estructura de personalidad.

Dentro de los factores psicosociales de la personalidad se encuentra:

  • El aislamiento social
  • Desconfianza
  • Rigidez
  • Hipersensibilidad a las críticas 
  • Baja autoestima.

Los delirios son ideas ficticias; quien lo padece está convencido de que lo que sucede es real, cuando no es así. Son pensamientos que se viven con angustia,  intrusivos en el pensamiento y dirigen la conducta del individuo. En ocasiones se sienten perseguidos, engañados, o víctimas de un complot en su contra.  

Tipos de delirios

Existen diferentes tipos de ideas delirantes, las más frecuentes son las siguientes: 

  • Persecutorias: Son unas de las más frecuentes en el trastorno, las personas creen que son objeto de complot, que están siendo espiadas o perseguidas
  • De grandeza: Ocurren cuando se consideran personas muy importantes, creen que han realizado algún descubrimiento, que poseen talentos extraordinarios. Se creen grandes científicos, escritores, etc.
  • Somáticas: Son aquellos delirios que afectan a los sentidos. Las más frecuentes se asocian al pensamiento de tener parásitos en el cuerpo, que se sienten internamente en la piel, o que alguna parte de su cuerpo presenta mal olor. 
  • Celótipicas: Tienen que ver con el delirio de qué la pareja es infiel, bajo interpretaciones incorrectas y pruebas inciertas. Pueden llegar a agredir físicamente a su pareja.
  • Erotomaníacas: Ocurre cuando quien la experimenta piensa que otra persona está enamorado de él o ella. Generalmente se ponen en contacto con la persona por mensajería, llamadas, regalos, etc. Suelen ser desconocidos o personas con cargos importantes o estatus altos. 

Comorbilidad

Este trastorno suele presentarse en conjunto con el trastorno paranoide de la personalidad. Donde las personas presentan desconfianza y suspicacia hacia los demás. Los síntomas involucran aspectos como sentirse explotado, estar preocupado por la lealtad de los amigos, interpretar amenazas de acontecimientos benignos, guardar rencor, entre otras. 

Causas

Las causas son desconocidas, sin embargo, pueden tener relación con factores genéticos, fisiológicos y ambientales. Así como algunos rasgos de personalidad relacionados con el aislamiento social, el abuso de sustancias, estrés, etc. 

Se puede desarrollar el trastorno a cualquier edad, aunque su prevalencia es la edad adulta, o en edades avanzadas del paciente. Se ha demostrado una relación entre el trastorno delirante y la historia del paciente, por ejemplo, alguien que sufrió de obesidad infantil que posteriormente desarrolle delirios de deformidad física, alguien perteneciente a una etnia que desarrolle delirios de persecución. 

Las personas con trastorno delirante pueden estar inmersas en la sociedad, con buena adaptabilidad, excepto cuando los delirios causan problemas. No implica una discapacidad grave a simple vista, aunque pude ser el inicio de otras afecciones psicológicas graves. 

Sintomas

Los síntomas para identificar el trastorno delirante son los siguientes: 

  • Presencia de una idea o creencia ficticia, con total convicción de su veracidad
  • Guardar secreto acerca de su delirio, en caso de que le pregunten 
  • Una idea presente en la vida del individuo hasta condicionarlo significativamente
  • El delirio ocupa parte importante del tiempo del afectado
  • El delirio es central en la vida de la persona, es el centro de sus acciones, ya que todo va relacionado con esa idea
  • La idea que sostiene es improbable o extravagante
  • Carece de humor y presenta irritabilidad en torno a su delirio
  • Presenta irritabilidad o agresividad al cuestionarle sobre el delirio
  • A partir del delirio se desarrollan conductas o actitudes extravagantes 

Pronostico

El pronóstico del trastorno generalmente no conduce a un deterioro grave, siempre y cuando no se presente en conjunto con otros trastornos u afecciones clínicas. Sin embargo, las preocupaciones que producen las ideas delirantes van aumentando gradualmente, deteriorando la calidad de vida de la personas, por lo que es necesaria la atención psicológica

Tratamiento

Para abordar el trastorno delirante de la personalidad se requiere establecer una buena relación entre el médico y el paciente, que permita tratar las complicaciones debido a la falta de conciencia que presenta la persona con el delirio y la imposibilidad de cuestionarle su creencia. En caso de que las ideas delirantes se vinculen con conductas agresivas o violentas, es posible que se requiera hospitalización del paciente y ser derivado a un recurso de rehabilitación psicosocial

El tratamiento psicologico busca redirigir la atención de la idea delirante, de forma tal de cambiar el tema de foco y preocupación del paciente a un área mas constructiva y gratificante. Si la sintomatología persiste aun tomando medicación, el paciente tendrá que aprender a convivir con ella pero intentando que le interfiera lo menos posible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies