Pexel
Trastorno por Atracón

El trastorno por atracón es un trastorno alimenticio que se caracteriza por episodios recurrentes de ingesta de comida, que se realizan de forma compulsiva y descontrolada, al comer una serie de alimentos en cantidades desproporcionadas, como atracones de comida que ocurren principalmente en la noche.

En las personas con trastorno por atracón los atracones se dan en períodos cortos de tiempo, y la comida que se consume es superior a la que comería normalmente una persona en situaciones similares. 

Después de los episodios de ingesta las personas con trastorno por atracón  presentan sentimientos de culpa, debido a que la conducta alimenticia no se relaciona con la sensación de hambre sino a problemas de ansiedad. Las personas sienten que no pueden parar de comer ni controlar la cantidad de alimentos que se comen. 

Es un trastorno que su prevalencia es mayor en mujeres que hombres, con un promedio de aparición entre los 21 y 25 años de edad. 

Según la Sociedad Española de Medicina General (SEMG) hasta el 80% de personas consigue superar totalmente el trastorno por atracón, cuyo tratamiento es menos complejo y tiene mayores probabilidades de éxito que el de la anorexia o la bulimia.

Síntomas

Algunos de los síntomas son los siguientes: 

  • Consumir grandes cantidades de comida en un momento determinado del día, de forma repentina por un lapso de tiempo corto, por ejemplo: de 30 a 90 minutos de ingesta desproporcionada
  • Sentirse fuera de control con la conducta alimentaria
  • Comer sin sentir hambre
  • Comer aceleradamente y rápido durante los episodios de atracones
  • Parar la conducta cuando se tiene sensación de saciación extrema
  • Esconderse de los demás para realizar la ingesta desproporcionada de atracones de comida 
  • Sentir vergüenza o culpa después de los episodios
  • Hacer dietas frecuentes sin lograr cambiar los hábitos ni reducir el peso corporal

Las conductas se experimentan

  • Sentimientos: Al iniciar un episodio de atracón primeramente la sensación es de placer, al ser  agradables los alimentos su sabor y textura, luego experimentan una sensación de disgusto por la conducta que se está realizando, sin embargo es difícil controlar la impulsividad en la actividad de comer para la persona. 
  • Velocidad de la ingesta: Durante el atracón se suele comer de forma rápida, se engulle la comida sin masticarla, pueden beber líquidos para ayudarse a tragar la comida hasta llegar a la sensación de estar llenos o hinchados. 
  • Agitación: Quienes tienen episodios de atracones sienten ansiedad, y una fuerza que los impulsa a seguir comiendo, en algunos casos cogen alimentos que no le pertenecen, pueden llegar a robar comida en tiendas o ingerir desechos que otros han tirado. Conductas percibidas como desagradables y degradantes. 
  • Sensación de conciencia alterada: Durante la ingesta de comida las personas suelen sentirse fuera de sí, con sensación de despersonalización o desrealización. 
  • Mantenerlo oculto: Realizan las conductas compulsivas en secreto, hacen cualquier cosa para ocultarlo y algunas lo mantienen durante años, utilizan mentiras y excusas. 
  • Comidas ingeridas durante los atracones: Se trata más que todo de comida no saludable, como dulces o comida chatarra.

El trastorno por atracón es un problema que deteriora la vida de quien lo padece, pueden sentirse deprimidos y desmoralizados. También esta afectación suele convivir con otros trastornos psicológicos como la depresión, la ansiedad generalizada, fobia social, entre otros. En algunos casos las personas evitan los compromisos sociales sobre todo si los eventos se relacionan con comida, ya que ante la situación tienden a oscilar velozmente su estado de ánimo y a su vez pueden exceder del consumo de alcohol. 

Finalmente la dinámica forma parte de un estilo de vida que es perjudicial para todos los aspectos de la persona, dedican mucho tiempo en intentar controlar los episodios quedando poco espacio para integrar otras actividades. Se deterioran las relaciones laborales, familiares y de pareja. 

Tratamiento

El objetivo principal del tratamiento del trastorno por atracón es:

  • Reducir los episodios descontrolados de ingesta de comida.
  • Lograr hábitos alimenticios sanos enfocados en estilos de vida saludables.
  • Los atracones pueden asociarse con la culpa, imagen distorsionada de sí mismo y emociones negativas, que se atienden en la terapia psicológica. 
  • Una vez controlados los síntomas, un dietista puede diseñar una dieta saludable adaptada al paciente y su bienestar.

Todos los trastornos están expuestos a relacionarse con otros, y en la mayoría de los casos avanzados las personas mantienen dos o más trastornos en su cuadro clínico, debido que a medida que avanza la enfermedad pueden aparecer más afecciones que culminen en otro trastorno de la personalidad. Por ejemplo, un sujeto puede tener una depresión leve y no recibir tratamiento que posteriormente pasa a ser depresión severa con trastornos alimenticios como el de atracón, entre otros. 

Por lo tanto, es importante que al observar un grupo de síntomas se busque ayuda profesional, ya que poco a poco los rasgos y características de un padecimiento van aumentando si no reciben atención pertinente, hasta convertirse en un trastorno psicológico que se debe atender de forma urgente con fármacos (Ciertos medicamentos como los ISRS (Inhibidores Selectivos de Recaptación de Serotonina) o el Topiramato han mostrado su eficacia para el tratamiento), y en casos más avanzados más de un trastorno asociado.  

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies