El Trastorno Esquizotípico de la Personalidad, está principalmente caracterizado por una dificultad para establecer relaciones interpersonales, alteraciones en el pensamiento, la apariencia y conducta. Las personas presentan comportamientos excéntricos con estilo de apariencia rara y llamativa. También tienden a malinterpretar las intenciones de los demás hacia ellos, su desconfianza hacia su entorno es alta con posibilidad de desarrollar síntomas paranoides que en casos graves los  vinculen a desarrollar el trastorno paranoide. Tienen mayor interés en las actividades solitarias y presentan alta ansiedad ante las situaciones sociales.

La personalidad es un patrón de comportamiento con rasgos estables a lo largo de la vida, las experiencias vividas influyen en las pautas preferenciales de la conducta que abordamos e influyen en la manera de ver al mundo. En ocasiones el desarrollo de la personalidad carece de patrones adaptativos al ambiente y sociedad donde se habita, lo que dificulta la relación en el contexto de forma individual y social, produciendo sufrimiento y frustración. De dónde parten los diferentes trastornos de la personalidad entre ellos el Trastorno Esquizotípico.

Causas

Sus causas son biológicas, es más común en hombres y en algunos casos el Trastorno Esquizotípico de la Personalidad es precursor de la esquizofrenia. Los investigadores a su vez apuntan a causas biopsicosociales, que incluyen las factores biológicos, genéticos, sociales y psicológicos. Las casusas genéticas se ha encontrado relacionadas con familiares con esquizofrenia, las ambientales van en función de la crianza, traumas o maltratos. 

Sintomas

Los síntomas de Trastorno Esquizotípico de la Personalidad son:

  • Personas solitarias que establecen vínculos únicamente con familiares y amigos cercanos.
  • Interpretar mal las circunstancias, con significado personal.
  • Tener gestos, pensamientos o creencias excéntricas. 
  • Vestirse de forma llamativa, exceso de tatuajes, colores y telas extravagantes. 
  •  Superstición, creer en la telepatía y poderes especiales.
  • Tener percepciones inusuales como sentir la presencia de alguien ausente.
  • Ansiedad social intensa y recurrente.
  • Hablar de forma peculiar con uso de lenguaje vago e inusual.
  • Pensamientos paranoicos.   
  • Incapacidad para responder en función de la emoción, incongruencia y apatía

La forma de ser excéntrica proviene de la originalidad del pensamiento al punto de no poder ajustarse a las normas convencionales de sociedad. Representa la expresión de inteligencia y creatividad que se encuentran fuera de la curva normal, es decir, pertenecen a extremos fuera del promedio y por eso se catalogan como diferentes. No actúan como el común denominador de las personas. Esto no quiere decir que no posean lógica en sus pensamientos, la excentricidad representa idealismo, actitud inconformista y atención al detalle. Sin embargo cuando no es posible una estructura adaptativa y funcional al entorno, posiblemente se encuentra dentro de una patología.

Las personas con Trastorno Esquizotípico de la Personalidad tienen sensaciones de desamparo y vacío ya que se les dificulta mantener las relaciones sociales, en ocasiones se les dificulta centrarse en los objetivos concretos y presentar episodios de despersonalización y desrealización.

El sufrimiento emocional que causa se divide en tres grandes ejes. 

  1. Aislamiento interpersonal: Se sienten aislados, tienen deseos de integrarse con los demás  y a su vez de desvincularse activamente, es decir, les gustaría sentirse como uno más del entorno al cual sienten no encajar pero por otro lado sienten obligación a distanciarse, promovidos por la desconfianza y la visión de las personas como hostiles y ofensivas. Por tanto a mayor aislamiento mayor miedo a las personas, torpeza social y frialdad. 
  2. Distanciamiento de la realidad: El aislamiento influye en las características de peculiaridad y diferencia del entorno. Comienzan a tener visiones propias y diferentes, que conllevan a comportamientos excéntricos, leguaje personal, etc. El distanciamiento de la realidad supone la distorsión de la misma.
  3. Sufrimiento emocional: Como vivimos en sociedad aunque se mantenga una postura aislada, afectivamente no es posible desvincularse completamente del otro, incluso la relación sentimental consigo mismo se ve afectada, es posible que se perciban a sí mismos como inferiores y malos. Este sentimiento de vulnerabilidad representa un riesgo para incrementar otros problemas emocionales y de autoestima. 

Trastorno esquizotípico de la personalidad vesus esquizofrenia

El trastorno esquizotípico de la personalidad puede confundirse fácilmente con la esquizofrenia, un trastorno mental grave en la que las personas afectadas pierden el contacto con la realidad. Aunque las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad pueden tener delirios o alucinaciones, estos episodios no serán frecuentes, ni prolongados, ni tan intensos como en las personas que padecen esquizofrenia.

Otra distinción fundamental es que las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad frecuentemente se dan cuenta de la diferencia entre sus pensamientos distorsionados y la realidad. Las personas con esquizofrenia en un principio no son disuadidos de lo erróneo de sus ideas delirantes.

Aunque existen diferencias, las personas que están afectadas de un trastorno esquizotípico de la personalidad pueden beneficiarse de tratamientos similares a los que se usan para tratar la esquizofrenia. Se considera que el trastorno esquizotípico de la personalidad comparte el mismo espectro que la esquizofrenia, donde el trastorno esquizotípico de la personalidad es considerado como de menor gravedad.

Tratamiento

El Trastorno Esquizotípico de la Personalidad es tratado con terapia psicológica y con fármacos con previa prescripción médica, generalmente con antipsicóticos que reducen la ansiedad, algunos ayudan a mejorar los pensamientos distorsionados. La medicación mejora la afectividad y establece la base para aumentar la motivación y la adaptación

En psicoterapia es importante que la persona recupere la autonomía y su integración en la comunidad. El objetivo es entablar una relación de apoyo con el paciente que le ayude a establecer comportamientos saludables, especialmente para el manejo de las relaciones interpersonales, la recuperación de la confianza y el autoestima.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies