El trastorno bipolar es una enfermedad de la salud mental que se caracteriza por cambios extremos en el estado de ánimo. Existe una dificultad para controlar y regular las emociones que comprende los extremos entre la euforia (manía) y la depresión. Existe una alteración cerebral en los mecanismos bioquímicos que regulan las emociones. Los episodios y cambios de humor fluctúan entre manía y depresión. 

Los síntomas del trastorno bipolar ocasionan cambios impredecibles en el estado de ánimo y el comportamiento, dificultando la vida de las personas y su relación con el entorno. A diferencia de otros trastornos es más evidente para las personas que rodean el sufrimiento de la persona afectada.

En la fase maníaca

Podemos decir que la primera manifestación es la falta de necesidad de sueño, se duerme entre dos y tres horas manteniendo un alto nivel de energía, presentan un discurso rápido e incesante, el comportamiento es desinhibido y se dificulta medir los riesgos de las decisiones que se toman.

Los síntomas de los episodios maníacos e hipomaníacos son:

  • Aumento de energía.
  • Tensión, y nerviosismo constante.
  • Exceso de optimismo.
  • Euforia: Sensación exagerada de bienestar y confianza en sí mismo.
  • Distracción continuada y falta de concentración
  • Impulsividad que se evidencia con conductas como: compras impulsivas, prácticas sexuales de riesgo, entre otras. 

Diferencia entre manía e hipomanía

La persona cuando esta en fase de hipomanía es totalmente funcional, e incluso podríamos decir que la persona es más productiva que de lo normal. En concreto, la hipomanía se diferencia de la manía por la falta de síntomas psicóticos y por una falta de impacto en la vida de la persona. Podemos decir que un episodio hipomaníaco por si solo no es un trastorno psicopatológico, sino que es una característica de otros trastornos como la Ciclotimia y el Trastorno Bipolar como veremos más adelante,  también puede presentarse en el trastorno esquizoafectivo. Al estar en un estado de hipomanía, puede producir un incremento de la creatividad y de la energía de generar cosas. Hay un numero significativo de personas con talentos creativos que experimentan y atribuyen su éxito a la hipomanía.

Síntomas de la hipomanía

    • Euforia moderada.
    • Fluyen las ideas fácilmente y en cantidad.
    • Energía constante.
    • Verborrea (hablan en exceso, resulta insoportable). No consideran válidos los argumentos de los otros.
    • Autoestima desmedida, y por tanto insana.
    • Irritabilidad.
    • Obsesionado en obtener el éxito.
    • No toleran que se le contradiga.
    • Disminución de la necesidad de descanso y sueño.
    • Aceleración del pensamiento.

Fase depresiva mayor del trastorno bipolar

Las personas con trastorno bipolar en la fase depresiva a nivel emocional, cognitivo y de conducta experimentan:

  • Tristeza.
  • Se sienten vacías.
  • Desesperanzadas.
  • Con constantes ganas de llorar.
  • En el caso de niños y adolescentes irritabilidad. 
  • Las personas pierden interés en las actividades y la capacidad de sentir placer.
  • Se generan cambios de peso significativos por aumento del apetito o adelgazamiento sin hacer dietas.
  • Tiene insomnio o pueden dormir en exceso.
  • Presentan agitación o comportamiento lento.
  • Fatiga.
  • Pérdida de energía.
  • Sentimientos de inutilidad o sentimientos de culpa.
  • Disminución de la capacidad para pensar y concentrarse.
  • Ideas suicidas.

Clasificaciones del Trastorno Bipolar 

Al existir diferentes fases en el trastorno bipolar, y su clasificación en sub-tipos tiene que ver con la aparición, frecuencia e intensidad de los episodios descritos que lo define: manía, hipomanía o depresión.

  • Trastorno Bipolar Tipo I: Pertenece a la clasificación del trastorno en personas que han sufrido al menos un episodio maníaco que puede estar precedido por uno hipomaníaco o depresivo mayor. 
  • Trastorno Bipolar Tipo II: Tiene que ver con personas que han sufrido al menos un episodio depresivo mayor más uno hipomaníaco y nunca uno maníaco. 
  • Ciclotimia: Se presenta en el trastorno en personas que han sufrido en al menos dos años diversos períodos con síntomas de hipomanía y períodos con síntomas depresivos sin llegar a depresión mayor. 
  • Otros tipos: Comprenden síntomas del trastorno donde los síntomas sean inducidos por medicamentos o abuso de sustancias nocivas para la salud. También debido a enfermedades como la esclerosis múltiple, la enfermedad de Cushing o accidentes cerebrovasculares. 

En ocasiones las personas con Trastorno Bipolar se ven afectadas con psicosis que involucra los pensamientos y las emociones, así como la capacidad para distinguir lo que es real de lo que no. Las personas con síntomas psicóticos en la fase maníaca pueden presentar delirios como pensar que son famosos y millonarios, que tienen poderes especiales, entre otros delirios de grandeza y superioridad. Los síntomas psicóticos en la fase depresiva se pueden manifestar con pensamientos catastróficos irreales como la idea de haber cometido un crimen, la sensación de haber perdido todo el dinero, que sus vidas están arruinadas  y cualquier otro pensamiento pesimista fuera de la realidad. 

Los episodios generalmente van acompañados de problemas de comportamiento como el consumo de drogas, abuso de alcohol, gastar mucho dinero, entre otras conductas compulsivas. También pueden presentar otros problemas de salud que dificultan el diagnóstico de la enfermedad. El diagnóstico diferencial incluye la esquizofrenia o la depresión debido a todos los síntomas relacionados. 

Las personas pueden padecer el trastorno Bipolar durante años sin ser diagnosticados.

El tratamiento

Suele ser de por vida, incluye medicamentos y psicoterapia. Existen periodos de tiempo donde los síntomas están ausentes, a lo que se denomina fase de remisión. Con el tratamiento adecuado la evolución y es pronostico es bueno, disminuyendo la probabilidad de recaídas y beneficiando positivamente en el entorno cercano, facilitando la vida social y el trabajo. Algunos medicamentos utilizados son estabilizadores del estado de ánimo que ayuda a equilibrar neurotransmisores que previenen los episodios, los medicamentos antipsicóticos son usados en casos graves de manía con alucinaciones. 

El cualquier caso es importante abordar en psicoterapia el trastorno no solo en sus fases agudas y episodios, sino también cuando ya están controlados o en remisión, ya que mientras exista una mayor estabilidad será posible una consolidación del tratamiento.

Los objetivos del trabajo psicoterapéutico para aumentar la calidad de vida y el bienestar psicológico son:

  • Conciencia y conocimiento del trastorno por parte de la persona afacetada.
  • Dotar de herramientas que eviten las recaídas.
  • Minimizar los factores de riesgo.
  • Potenciar los factores que protegen de padecer una reagudización de sintomas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies