El Trastorno Esquizoide de Personalidad es una afección poco frecuente donde la persona evitan toda clase de interacción social y presentan una falta de expresión emocional significativa.

La persona esquizoide principalmente se caracteriza por comportamientos de desinteres en las relaciones sociales y una limitación significativa para expresar las emociones en sus relaciones interpersonales.

Causas

EL origen del Trastorno Esquizoide de la Personalidad no se sabe con exactitud, no existen evidencias que adjudiquen causas genéticas en su aparición aunque si hallazgos biológicos y ambientales como la falta de estimulación en el cuidado durante la infancia, la ausencia de aprendizaje emocional y la madurez necesaria para establecer relaciones interpersonales y vínculos afectivos que posteriormente afectan en la vida adulta. Son personas con tendencia a buscar trabajos solitarios o nocturnos para tratar con el menor número de personas. Por ello es común encontrar a las personas esquizoides en trabajos entre objetos inanimados, no con otras personas, trabajando en informática, matemáticas, almacenes, laboratorios, investigación, etc.

Podría estar vinculado con la Esquizofrenia ya que comparten muchos de los factores de riesgo. El Trastorno Esquizoide de la Personalidad no es tan grave e incapacitante como los es la Esquizofrenia. No existe la desconexión de la realidad  (alucinaciones o delirios) que muy caracteristico en la Esquizofrenia.

Síntomas

El Trastorno Esquizoide de la personalidad presenta rasgos de desinterés social porque prefieren hacer sus actividades solas, no tienen interés ni facilidad para entablar relaciones cercanas, presentan  incapacidad para sentir placer, tienen dificultad para expresar las emociones, su expresión tiende a ser fría o indiferente ante los otros, presentan disminución del deseo sexual, y carecen de empatía. La interacción social les resulta molesta. Su aparición suele ser en las primeras etapas de la edad adulta y es de larga duración, tiene una expresión emocional plana sin matices, no expresan sentimientos y  poseen un patrón de conducta que puede durar toda la vida e irse agravando por otras afecciones si no se atiende debidamente con especialistas. 

Sentir la necesidad de estar solos es habitual en momentos de la vida, sin embargo, cuando el tiempo de aislamiento es prolongado e indefinido y se dejan de mantener las relaciones interpersonales se trata de aislamiento social. Este aislamiento se presenta de forma involuntaria cuando las personas se alejan de su entorno. A cualquier edad es posible presentar aislamiento social, sin embargo esto no es suficiente para ser catalogado como trastorno, es solo un síntoma que forma parte de un conjunto que conforman el Trastorno Esquizoide de la Personalidad. 

La anhedonia es otra característica presente en el trastorno, que es la incapacidad para experimentar placer.

  • No disfrutan de las relaciones con amigos ni familiares, generalmente son personas solitarias.
  • No disfrutan las relaciones íntimas, son distantes.
  • Nunca experimentan emociones fuertes como ira o alegría.
  • No saben responder a los elogios.  
  • En cuanto a su comportamiento social tienden a ser más pasivos que agresivos.

Subtipos

Se han descrito algunos subtipos del Trastorno Esquizoide de la Personalidad en personas que no se ajusten estrictamente a los criterios diagnósticos, los cuáles son: 

  • Lánguido: Se caracteriza por la presencia de síntomas esquizoides y depresivos, carecen de motivación, espontaneidad, vitalidad y proactividad. Se relacionan de forma rutinaria, tranquilos, independientes y se dejan llevar por el entorno sin importar sus deseos. 
  • Distante: Tiene que ver con personas que evitan el contacto social porque les produce ansiedad, pueden llegar a ser extravagantes
  • Despersonalizado: Se encuentran desconectados del entorno, se ven así mismos desde el exterior, se sienten desvinculados de sus propias emociones y de su físico. 
  • Embotado: Es el subtipo “robotizado”, con anulación de interacciones y emociones, aunque se manejan bien en las relaciones muy estructuradas y regladas. 

El Trastorno Esquizoide de la Personalidad genera síntomas que afectan el bienestar de las personas que lo padecen, como angustia y ansiedad que interfiere en los procesos vitales.  En ocasiones puede presentar rasgos de otros trastornos como el Trastorno Dependiente de la Personalidad, ya que requieren tener una sensación de seguridad que le ofrece otra persona en cuanto a la estabilidad emocional. Si los síntomas se presentan debido a una enfermedad neurológica o por padecer algún otro trastorno no necesariamente se trata de un diagnóstico de Trastorno Esquizoide de la Personalidad. Es importante acudir a un especialista que pueda discernir específicamente la afección, ya que podría tratarse de rasgos de la personalidad sin ser un trastorno, y en caso de serlo hacer una adecuada intervención psicoterapéutica. 

Tratamiento

Las personas afectadas con Trastorno Esquizoide de la Personalidad posiblemente comiencen terapia por influencia de algún familiar cercano, la ayuda de un profesionales de salud mental impactan positivamente propiciando cambios positivos en el pronóstico y curso del trastorno. A la hora de llevar a cabo la intervención psicológica  suelen tener una buena respuesta y una relación adecuada con el terapeuta. 

Psicoterapia

El modo de intervenir es desde la Terapia Cognitiva Conductual para cambiar las creencias y los comportamientos problemáticos. El psicoterapeuta debe comprender y aceptar la necesidad que tiene la persona de tener un espacio personal y lo difícil que resulta abrirse a los demás. El terapeuta será especialmente empático escuchando activamente y guiando sin insistir, ni presionar demasiado.

Una estrategia psicoterapéutica útil es el Mindfullness . Es un técnica de concentración utilizada en terapia que permite la conexión plena de las personas con su entorno y acontecimientos inmediatos. Tiene que ver con estar presente en cada momento de la vida y sentir y experimentar los sentimientos a medida que van ocurriendo. Esta herramienta puede ser un elemento eficaz del tratamiento ya que influencia positivamente y generar cambios positivos que beneficia la vida de las persona esquizoide.

Un comentario de “Esquizoide. Solitario e inexpresivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies