Fobia social

La fobia social es un trastorno de ansiedad que se manifiesta a partir de un miedo irracional ante situaciones sociales donde la persona se comporta de forma extremadamente tímida y ansiosa haciendo muy complicada la interacción con otras personas e influyendo en su vida cotidiana.

Los Miedos y las Fobias

Los miedos son comunes, adaptativos, sanos y esperados, como el miedo a los animales salvajes, a los accidentes, a las infecciones. Sin embargo cuando los miedos interfieren como lo hace la fobia social de forma limitante y negativa en la vida cotidiana de la persona ya se trata de comportamientos que corresponden y se relacionan con fobias.

Una fobia se define cuando el miedo frente a los peligros es injustificado, inoportuno y desmesurado, reduciendo el bienestar y la capacidad de acción de la persona afectada.

Tipos de Fobias

Ademas de la Fobia social existen varios de tipos de fobias, alguna de ellas como:

  • Acrofobia que es el miedo a las alturas.
  • Claustrofobia miedo a los espacios cerrados.
  • Xenofobia desprecio a los extranjeros.
  • Agorafobia angustia a los espacios abiertos en calles y plazas amplias.
  • Hematofobia miedo a la sangre a las heridas.

Los Síntomas

En el trastorno de ansiedad social o fobia social, el síntoma principal es la ansiedad y miedo que produce el contacto social, las personas se sienten muy incómodas en presencia de los demás, al conocer personas nuevas, con una pregunta en clases, en entrevistas de trabajo, al hablar con un vendedor en una tienda o cosas más sencillas como estar en un lugar de esparcimiento y comer o beber delante de otras personas, usar baños públicos, etc. 

Las personas con trastorno de ansiedad social o fobia social, sienten un miedo intenso ser juzgados por los demás y evitan la mayoría de las situaciones sociales, temen hacer algo que los haga avergonzarse. Por tanto las personas afectadas evitan el contacto social o lo viven con mucha angustia. La prevalencia del trastorno es mayor en mujeres que en hombres. La fobia social se conecta con mecanismos de defensa como la evitación que a su vez pueden relacionarse con otros trastornos de personalidad que limitan a las personas a un ritmo de vida distinto, sin posibilidad de intercambio social que interfiere en crecimiento personal y profesional, impide que las personas realicen tareas rutinarias con fluidez y armonía.

Tipos

La fobia social se puede dividir en dos tipos:

  • Específica se refiere a miedo social en situaciones específicas
  • Generalizada incluye todas las situaciones sociales a las que pertenece persona fóbica sin incluir un pequeño número de personas que considera seguras y con quienes la ansiedad y preocupación social no está presente, generalmente familiares o amigos de la infancia. 

Las causas

El desarrollo de la fobia social tiene factores genéticos por ser hereditarios de los padres u otros parientes, también tiene causas  o biológicas en cuanto a la estructura cerebral y los mecanismos de regulación de ansiedad cerebral de cada persona, características como la timidez, el nerviosismo y el estrés forman parte del temperamento de las personas que sufren del trastorno de ansiedad  social. Otra causa son los comportamientos aprendidos de los modelos de rol, es decir, la influencia de patrones de los padres o personas que conviven y forman parte importante del crecimiento de las personas dentro del núcleo cercano o familiar que incluyen en el moldeamiento del comportamiento durante el desarrollo de la personalidad. También los acontecimientos y experiencias previas pueden volver más cautelosas a las personas.

Los síntomas físicos que se producen son los típicos de ansiedad que involucran:

  • Aumento de la tasa cardíaca.
  • Problemas estomacales.
  • Mareos.
  • Dificultad para respirar.
  • Sentir que la mente se pone en blanco.
  • Temblores.
  • Sudoración

Existe una percepción de las situaciones sociales como peligrosas, sintiendo el riesgo de ser rechazados, y con temor a no cumplir con las expectativas de los demás y agradar siempre, con una necesidad de aprobación. 

El tratamiento

La fobia social se puede afrontar desarrollando la confianza y gestionando el miedo, buscando herramientas de afrontamiento ante las situaciones difíciles que permitan a las personas salir de la zona de confort evitación, mediante la integración gradual de actividades que no le resultan cómodas y forman parte de las actividades normales del ser humano. El objetivo terapéutico para tratar la fobia social consiste en minimizar el valor que se da a los pensamientos negativo y/o incomodos que les preocupan, frecuentemente las personas se afectan con ideas de que serán observados o evaluados por otros y temen comportarse de modo ridículo e inapropiado. También presentan ansiedad anticipada que es predisponerse antes de que ocurra algún evento social.

La fobia social que puede volverse crónica y evolucionar con otros trastornos y afecciones cómo la depresión, el abuso de tóxicos como el alcohol, por lo que es recomendable comenzar un tratamiento terapéutico lo antes posible. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies