alta capacidad intelectual

En la sección de colaboraciones con otros profesionales hoy hablamos de la alta capacidad intelectual de sus características y necesidades.

Es para mí un placer presentaros a Alejandra Angulo doctora en biología por la Universidad Complutense de Madrid. Es colaboradora en el Departamento de Psicopedagogía del Colegio Apóstol Santiago de Aranjuez. Os dejo con el artículo donde Alejandra os explica de forma clara y fácil, por su experiencia directa, en que consiste la alta capacidad intelectual y las necesidades que tienen las personas que presentan alta capacidad intelectual.

Un constructo es algo de lo que se sabe que existe, pero cuya definición es difícil o controvertida. La Alta Capacidad es un constructo que permite englobar los distintos perfiles de excepcionalidad.

Nadie pone en duda que cada niño es único e irrepetible. Cada uno tiene su familia, historia, características físicas, psicológicas, emocionales, gustos e intereses…Los niños con alta capacidad no son clones, no son todos iguales, también son únicos y diferentes del resto de los niños (con o sin alta capacidad). Habiendo hecho la precisión anterior, lo que sí avalan muchos años de investigación, es que los niños con alta capacidad tienen un potencial por encima de la media. Precisamente la definición que recoge la NAGC de E.E.U.U. (National Association for Gifted Children) sobre estos alumnos es la siguiente:

“Personas de alta capacidad son aquellas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una capacidad excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño documentado o rendimiento que los sitúe en el 10% superior, o por encima, respecto al grupo normativo) en uno o más dominios. Los dominios incluyen cualquier área de actividad estructurada con su propio sistema simbólico (las Matemáticas, la Música, la Lengua…) o su propio conjunto de destrezas sensorio motrices (la Pintura, la Danza, los Deportes). El desarrollo de la capacidad o el talento es un proceso de toda la vida”.  

 

Partiendo de esto, intentaré aclarar algunas cuestiones:

 ¿Nacen o se hacen?

Nacen con unas capacidades determinadas, un potencial, que no es fijo e invariable y que ha de trabajarse. El conocimiento no les viene por ciencia infusa. Es cierto que aprenden significativamente más rápido que compañeros de su misma edad y que en gran parte pueden ser autodidactas. Pero para que ese potencial se desarrolle intervienen muchos factores: internos (motivación, perseverancia, esfuerzo…) y externos (familia, escuela, oportunidades…). De todo esto depende que ese potencial se transforme en rendimiento, la capacidad en talento.

 

¿Todos cumplen una lista de características?

Tienen unas características típicas comunes, aunque no todas tienen por qué estar presentes en todos ni darse en la misma medida.

  • Excelente memoria.
  • Perfeccionismo y autoexigencia.
  • Alta sensibilidad sensorial.
  • Intensidad emocional,
  • Baja tolerancia a la frustración,
  • Desmotivación por tareas repetitivas,
  • Pensamiento creativo,
  • Agudo sentido del humor,
  • Elevada curiosidad,
  • Capacidad para relacionar conceptos…

Un niño con Alta Capacidad puede tener todas o sólo algunas de estas características, y además unas más destacadas que otras.

Como afirma el experto Javier Tourón:

”no es cuestión de ser o no ser, es una cuestión de grado”.

¿Alta Capacidad es sinónimo de alto rendimiento?

Un niño alto, atlético, con manejo del balón, buen entrenador, fuerza de voluntad para entrenar, pasión por el baloncesto, espíritu de superación…tendrá más posibilidades de llegar a la NBA que otro niño que no tenga todo esto. Habrá convertido su capacidad y potencial, en rendimiento. Confundimos el rendimiento, “jugador de la NBA”, con el potencial: ser alto…Hay una clara diferencia entre tener capacidad y llegar a desarrollar esa capacidad. En el campo intelectual, tener un buen razonamiento abstracto, una buena visión espacial y un alto razonamiento no te convierte en un buen matemático, sino que median también miles de horas de estudio y trabajo esforzado. Confundimos la alta capacidad con los resultados: realizar obras talentosas, obtener excelentes calificaciones…Al igual que es fácilmente observable que no todas las personas altas son jugadores de baloncesto y que para ser un exitoso jugador de baloncesto concurren otras cuestiones, debería ser fácilmente entendible que una cosa es tener potencial intelectual y otra es tener éxito intelectual o personal en la vida, para lo que, igualmente se requieren medios materiales y personales: trabajo duro, ganas y suerte.

¿Necesitan ayuda?

Como explica el Doctor Javier Tourón:

“La investigación ha demostrado reiteradamente que los niños con alta capacidad, en una o más áreas, necesitan una ayuda especial y unos retos diferentes a los que la escuela convencional les ofrece. La escuela no debe promover la igualdad, debe promover la equidad. Y hay que ser muy rigurosos en este punto, porque son cosas completamente diferentes. No hay que dar a todos lo mismo. Hay que dar a cada uno lo que necesita. Ni más ni menos. ¿Por qué otras necesidades especiales son más importantes que las de los alumnos más capaces, ese 10-15 %? ¿Quién lo determina?”.

Si nos fijamos bien en la definición de la NAGC, un niño de Alta Capacidad no tiene por qué serlo en todas las áreas. De hecho, raramente suelen destacar en todo, incluso pueden tener problemas de aprendizaje asociados a su alta capacidad. Forman parte del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo. Lo importante es conocer el perfil de aptitudes de cada niño, con sus puntos fuertes y débiles, y ayudarles a trabajar duro para dar lo mejor de sí mismos.

¿Entonces sólo necesitan más cantidad de conocimiento?

La psicóloga clínica experta en alta capacida Jeanne Siaud-Facchin dice que:

“es muy importante entender que no se trata de un diagnóstico sobre algo que podría significar una inteligencia cuantitativamente superior pero sí una manera de ser inteligente cualitativamente singular. Entre otras cosas, son niños que tienen un pensamiento en arborescencia, es decir, una primera idea va a generar una segunda idea, que va a generar nuevas hipótesis, que van a generar nuevas preguntas. Un pensamiento como este que está siempre funcionando, que no tiene límite y que conduce a estar permanentemente  con una gran receptividad, lo que efectivamente conduce a decir que estos niños están conectados siempre. Tienen una manera de aprender por parte de su singularidad de funcionamiento que va a llevar a sentirse muy rápido en desajuste”.

 

¿Son niños intensos?

Como el resto de las personas, habrá niños con Alta Capacidad más intensos y otros menos. Lo que sí evidencian los estudios es que hay una vulnerabilidad particular de la amígdala en estos niños, lo que significa que suelen sentir de manera más intensa, lo bueno y lo malo. Tienen una capacidad de anticipación negativa amplificada, lo que les hace a veces sufrir en exceso. Además tienen una empatía extremadamente alta, la capacidad de percibir las emociones de los demás. Y por esto pueden llegar a  experimentar en sí mismos el dolor ajeno, lo que es bastante complicado de manejar.

“Lo importante es que sean felices”. Lo más importante de desarrollar ese potencial, no es alcanzar el éxito, sino ser feliz.

Según el psicólogo estadounidense Abraham Maslow:

“Desarrollar nuestro potencial es una NECESIDAD. Las personas más dotadas sienten esa necesidad de forma precoz y más intensa”.

El éxito de la educación está en que cada uno desarrolle su potencial de modo óptimo e integral, es decir, como persona. Este desarrollo les allanará sin duda y en gran medida el camino a la felicidad. Para que puedan realizarse necesitan ayuda y por ello es necesaria la identificación. La identificación de este alumnado no es un fin para “etiquetar”, sino que ofrece una respuesta ajustada a sus necesidades educativas específicas. Cuando no se desarrollan estas capacidades aparece la frustración, baja autoestima, ansiedad y el fracaso.  

Concluiré con una frase que me parece muy acertada del experto ya nombrado, Javier Tourón:

“El talento que no se cultiva, se pierde”.

Alejandra Angulo

Doctora en Biología

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies