acoso escolar

El acoso escolar siempre ha existido, lo que si es verdad que los medios de comunicación y las nuevas tecnologías, hacen que los menores puedan estar más expuestos a contenidos que en muchas ocasiones no son apropiados ni están preparados para recibirlos. Esto hace que les influya negativamente en su forma de ser, ver el mundo y tratar a los demás. Y todo ello con una falta muy significativa de empatía, en ponerse en el lugar del otro.

Las nuevas tecnologías pueden convertirse en un medio para el acoso escolar, el denominado el cyberbulling o acoso cibernético. A través de las redes sociales, los menores pueden enviar mensajes ofensivos sin ningún tipo de control e incluso de forma anónima.

No es un fenómeno novedoso ya que la violencia escolar se ha producido siempre en mayor o igual intensidad, lo que si es cierto es que ahora son más visibles porque los padres, medios de comunicación y sociedad en general estan más sensibilizado.

Tipos de bullying
Hay dos categorías, Acoso directo. Es la forma más común entre los niños. Peleas y agresiones físicas. Acoso indirecto. Suele ser más común entre las niñas y en general a partir del pre-adolescente. Este se caracteriza por pretender el aislamiento social. Se consigue este aislamiento mediante estrategias como: difundir rumores, rechazar el contacto social con la víctima, amenazar a los amigos, hacer criticas de la persona aludiendo a sus rasgos físicos, grupo social, forma de vestir, religión, raza, discapacidad, entre otros.
Los tipos de Bulling son:

  • Físico: Es la forma más habitual de Bullying. Se identifica porque suele dejar huellas corporales. En los últimos años, el Bullying físico se ha mezclado con una frecuencia con abuso sexual.
    Directo. Golpes, empujones, patadas, formas de encierro, escupir
    Indirecto. Daño a pertenencias, robar, romper, esconder cualquier clase de objeto
  • Verbal: Es más utilizado por las niñas mientras se van acercando más a la adolescencia.
    Directo. Poner apodos, insultar, amenazar, burlarse, reírse, entre otros.
    Indirecto. Generar rumores raciales o sexistas, malos comentarios, hablar mal de la victima.
  • Psicológico: Los más difíciles de detectar ya que son formas de agresión, amenaza o exclusión donde el agresor puede permanecer en el anonimato. Se usa frecuentemente para subrayar, reforzar o resaltar acciones llevadas a cabo con anterioridad y mantener latente la amenaza.
    La fuerza del maltrato se ve incrementada, ya que el agresor puede amenazar aunque esté “presente” una figura de autoridad. Esto hace que la victima tenga un profundo sentimiento de indefensión y vulnerabilidad, ya que percibe que la amenaza se producirá independientemente de lo que pueda hacer él. Esta se puede manifestar con una mirada, una señal obscena, una cara desagradable, o un gesto, determinado.
  • Sexual: Es cuando se produce un abuso sexual. Incluye el Bullying Homófobo que se da cuando el maltrato hace referencia a la orientación sexual de la víctima o las que se intentan justificar por motivos de homosexualidad, real o imaginaria.
  • Social: Se pretende aislar al joven del resto del grupo, cuando se ignora, se aísla y se excluye al otro.
    Directo. Excluir, no dejar participar a la víctima en actividades, sacarlos del grupo.
    Indirecto. Ignorar, tratar como un objeto, como si no existiera o hacer que no está ahí.

La edad de aparición

Suele ser a partir de los 12-13 años con la llegada de la adolescencia´.

Consecuencias psicológica
El Acoso Escolar pueden generar en las víctimas daños psicológicos graves cuando las conductas de maltrato y hostigamiento se mantienen durante cierto tiempo. El tiempo necesario para que se manifiesten estos daños puede variar en función de variables como el apoyo afectivo que reciban las víctimas en su entorno familiar.
Hay que tener en cuenta que las relaciones sociales en el medio escolar se encuentran entre las más significativas del proceso de socialización. Estas relaciones en la infancia determinaran en gran medida aspectos importantes de la personalidad y de los recursos psicológicos del individuo. Por ello sufrir acoso escolar podrá generar importantes daños sobre el desarrollo de la autoestima y la personalidad. Estos daños generados por el bulling pueden cronificarse fomentado el que aparezcan comportamientos patológicos. Por ello se recomienda que frente al acoso sufrido por la victima se intervenga con los profesionales necesarios.
Las secuelas psicológicas más habituales son:

  • Estrés postraumático (en el 53% de las víctimas).
  • Distimia.
  • Ideación autolítica (38%).
  • Disminución de la autoestima.
  • Trastorno de ansiedad.
  • Somatizaciones.
  • Fobia social.

Síntomas que pueden detectar los padres para darse cuenta de que su hijo sufre bullying
Los síntomas principales que los padres debe detectar son:

  • Miedo o reticencia del niño a ir al colegio.
  • Evitación de actividades con sus compañeros.
  • Quejas y malestar físico antes de ir al colegio.
  • Pérdidas de material escolar o juegos en el colegio.
  • Este más triste y apático.
  • Más retraimiento.
  • Deje de hacer actividades que él hacía habitualmente antes.

Si aparecen estas señales hay que hablar con él e interesarse por sus inquietudes, miedos y preocupaciones. Si dice que ha sufrido acoso no trivialice o reste importancia a las apreciaciones y vivéncias de sufrimiento del niño. Es una situación grave que puede tener repercusiones fatales si es desatendido. El niño necesita poder contar con el apoyo de su familia.

¿Qué pueden hacer cuando detectamos acoso escolar?

  • La victima
    – Informar a los profesores y padres cada vez que se produzca una conducta de acoso escolar.
    – Anotar diariamente en un documento todas las conductas de maltrato que se haya recibido.
  • Los padres
    – Informar al colegio por escrito de las conductas de acoso escolar que se hayan producido.
    – En colaboración con su hijo anote en un documento cada nueva conducta de acoso.
    – Siga informando al colegio con frecuencia al menos quincenal mientras se sigan produciendo conductas de acoso.
    – Solicite como medida la implantación de un protocolo contra el acoso escolar.
    – Solicite a un especialista una evaluación del acoso escolar y presente el informe en el centro.
    – En los casos en que el centro escolar no protege a la víctima pese a las anteriores medidas es aconsejable denunciar la situación en informar a las administraciones convenientes.
  • Los profesores y centro escolar
    – Adopten un Protocolo contra el Acoso Escolar.
    – Informe en cada aula a comienzos de cada curso de que no se tolerarán conductas de violencias y acoso escolar.
    – Aporte un listado de conductas no admitidas.
    – Adopte un régimen de sanciones contra las conductas de acoso. Las sanciones deben ser acordes a la gravedad de la situación y a la frecuencia con que se hayan dado.
    – Instruya a los profesores para que sancionen o amonesten las situaciones leves de violencia ocurridas durante las clases. Esto transmite un mensaje de no tolerancia de las conductas de acoso al alumnado.
    – Nunca dejen pasar una conducta de acoso por sutil que sea, porque estarán dando un consentimiento informal para que esa conducta se repita.
    – Evalúe trimestralmente los niveles de violencia psicológica y física del centro con pruebas debidamente validadas. La evaluación desincentiva la violencia.
    – Protejan a las víctimas y sancionen las conductas de acoso.
    – Cuando detecten conductas de acoso u hostigamiento recurrentes hacia un alumno pongan en marcha un Protocolo contra el Acoso Escolar .
    – Eviten la “mediación”, los careos entre víctimas y agresores, no esperen que los agresores confiesen abiertamente, eviten los castigos colectivos, …

Si los agresores aprenden que la violencia no tiene consecuencias y aprenden a comportarse violentamente más tarde en su vida adulta. Distintos estudios han demostrado que un número importante de los acosadores cuya conducta no ha sido sancionada ni redirigida terminan convirtiéndose en adultos violentos y criminales (Olweus, 2011; Temcheff, Serbin, 2008).

El agresor posee un modelo agresivo en la resolución de conflictos, presenta dificultad en la empatia (ponerse en el lugar del otro), es muy probable que experimente una relación familiar poco afectiva. Según los estudios un niño puede ser autor de bullying cuando solo espera y quiere que hagan siempre su voluntad, cuando le gusta probar la sensación de poder, cuando no se siente bien o no disfruta con otros niños.
El acoso escolar se lleva normalmente a cabo cuando el agresor sufre intimidaciones o algún tipo de abuso en casa, en la escuela o en la familia, o cuando es frecuentemente humillado por los adultos, o cuando vive bajo constante presión para que tenga éxito en sus actividades.

El suicidio en el bullying

El suicidio es una solución permanente a un problema pasajero. Uno cuando esta deprimido tiene una visión de las cosas muy estrecha y poco objetiva. En realidad el menor que en algún momento a contemplado la posibilidad del suicidio, en realidad no buscaban morirse, solo querían terminar con el dolor que el acoso el produce. Es un desequilibrio entre el dolor y los recursos que tiene la victima para afrontarlo.
El contrastar estos sentimientos con otras personas puede ayudar a la victima a dejar esa visión estrecha y negativa que puede hacer que el dolor le desborde.
Estudios científicos publicados en 2013 en la revista Journal of Adolescent Health concluyen que el bulling está detrás de un número significativo de suicidios en adolescentes. Además también hay un mayor riesgo de suicidio, igualmente entre los acosadores y entre los testigos, aquellos que saben lo que está ocurriendo y miran hacia otro lado.

Miguel A. Rizaldos Lamoca
Psicólogo Clínico. Psicólogo online
Tratamiento psicológico online

ESTOS SON MIS APORTES, DE LOS QUE PARTE SE UTILIZARON PARA EL ARTÍCULO DE SILVIA C. CARPALLO QUE SE PUBLICO EL 22 FEBRERO, 2016 EN EL SUPLEMENTO SMODA DE EL PAIS  Cómo detectar un caso de acoso a tiempo podría salvar a tu hijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies