emociones y salud

Cuerpo y mente son una unidad indivisible. Desde la medicina se busca la tranquilidad y la motivación de los pacientes, porque se tiene muy claro que esto ayuda a su curación de la enfermedad. Pero, por lo general, los profesionales de la medicina se mantienen fieles al dato del bioquímicos más que al propio relato del enfermo.

Si te sientes deprimido o estás muy ansioso durante el tratamiento, pastillas. No se interviene psicológicamente y acompaña, se busca la solución fácil y rápida, no por ello efectiva.

  • Las enfermedades físicas pueden provocar problemas de ansiedad y depresión. Y por el contrario, ¿sufrir de ansiedad y/o depresión puede afectarnos físicamente?

Al ser humano lo tenemos que entender como un conjunto cohesionado de mente y cuerpo. En la teoría lo podemos separar en su parte física y su parte psicológica. En la realidad es que ambas cosas están fusionadas y no se puede entender la una sin la otra. Por ello claro que puede una enfermedad física desencadenar un trastorno psicológico y al contrario. La relación es bidireccional, emoción  salud fisica

  • ¿Cómo romper este circulo vicioso?

Cuidándonos tanto a nivel físico como del manejo de la emoción. Hoy en día sabemos que el cuidado de nuestro físico genera bienestar. Esta muy claro. Lo siguiente que tenemos que tener claro es que debemos cuidar de nuestras emociones, nuestra mente, con la misma diligencia con que cuidamos nuestro cuerpo.

  • Las emociones negativas como las que causa por ejemplo un divorcio, problemas económicos, un abandono, rencores guardados, etc. ¿Pueden desencadenar en una enfermedad física?

Todos sabemos cómo mantener nuestra salud física y cómo practicar la higiene dental, por ejemplo. Lo hemos sabido desde bien pequeños. Pero ¿qué sabemos sobre el mantenimiento de nuestra salud psicológica?¿Qué enseñamos a nuestros hijos acerca de higiene emocional?. Dedicamos más tiempo al cuidando de nuestros dientes que de nuestra mente. ¿Resulta que es nuestra salud física mucho más importante para nosotros que nuestra salud psicológica?.

Tenemos heridas psicológicas aún más a menudo de lo que tenemos lesiones físicas,como el fracaso o el rechazo o la soledad. Empeoran si no las tratas, si las ignoramos, afectando nuestras vidas de un modo negativo. Y aunque existen técnicas científicamente probadas que podríamos usar para tratar este tipo de lesiones psicológicas, no lo hacemos. Ni tan siquiera se nos ocurre que deberíamos hacerlo. “Oh, ¿estás deprimido? Solo quítatelo de encima, todo está en tu cabeza”. ¿te imaginas diciendo a alguien con una pierna rota: “Oh, simplemente sal a caminar; todo está en tu pierna”.

Lo principal se tratar, no tanto de no tener emociones negativas (es humano y util tenerlas) ,si no de saber gestionarlas. Los psicólogos consideramos que la tristeza por ejemplo, ofrece ventajas en el desarrollo evolutivo del ser humano como la ira o el miedo. Como nos aporta el psicólogo Leslie Greenberg, uno de los creadores  principales de la terapia focalizada en las emociones , es que las “Emociones primarias son adaptativas. Son básicas. Son respuestas fundamentales y viscerales. Llegan y se van con rapidez. Son saludables y muy valiosas. Llegar a ellas es esencial para nuestra salud. Ejemplo: noto la lejanía de un ser querido y siento tristeza o me ascienden en el trabajo y siento alegría”.

  • ¿Es cierto que reprimir las emociones nos puede afectar?

No es que nos pueda afectarnos, es que nos afecta. El bienestar no es simplemente alegría. No hay que forzar la felicidad. La emociones negativas, como la tristeza son vitales para nuestro bienestar. Hay que de algún modo abrazar con atención plena (Mindfulness) las emociones difíciles, en lugar de suprimirlas.

“Está científicamente demostrado que si te presionas para ser feliz, en realidad acabará estando menos feliz”

  • ¿Como se deben enfrentar o manejar estas emociones?

Pues como todo antes de saber utilizarlo adecuadamente tengo que conocerlo, que identificarlo. Por ello os invito que hagais un ejercicio prático de identificación de vuestras propias emociones para posteriormente manejarlas contestando a estas preguntas ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes?

Por otra parte también tenemos que aprender a percibir las emociones de los demás. Así desarrollaremos la empatía.

Para regular nuestras emociones ante las situaciones complicadas que se presentan en el día a día, respondiendo a las siguientes preguntas. Primero ¿Cómo me siento? Segundo ¿Cómo me quiero sentir? Y tercero ¿Qué puedo hacer para sentirme como yo quiero?.

  • ¿En que porcentaje ayuda la mente en un proceso de curación de una enfermedad física?

No sabria decirte un porcentaje, lo que si esta claro es que nuestar salud mental ayuda a un mejor el afrontamiento de la enfermedad. Quiza no cure pero nos hace mejorar nuestro bienestar y aplaca el sufrimiento.

  • Cuándo tenemos una enfermedad física crónica, ¿qué señales tenemos que atender para saber que es el momento de acudir a una terapia con un psicólogo?

Uno de los mayores temores es la incertidumbre asociada con una enfermedad crónica. Las enfermedades crónicas pueden forzar muchos cambios de estilo de vida potencialmente estresantes como por ejemplo, dejar de hacer actividades que disfruta, adaptarse a nuevas limitaciones físicas y necesidades especiales y pagar medicaciones y servicios de tratamiento costosos. Incluso las actividades más básicas de la vida diaria puede resultar difíciles.

Sobrellevar los desafíos emocionales de una enfermedad crónica requiere hacerse un planteamiento realista y positivo.

El psicólogo ayudará a desarrollar la fortaleza emocional necesaria para afrontar las dificultades de las enfermedades crónicas. Con el trabajo del psicólogo el paciente crónico desarrollará estrategias adecuadas para confrontar la enfermedad, no sólo fortaleciendo el tratamiento sino que además contribuira a su bienestar en la vida pese a cualquier limitación física.

  • Muchas personas creen que saben controlar el estrés ¿Cómo saber que éste realmente no te está afectando?

El estrés deja de ser adaptativo cuando el peligro identificado no es tal (por ejemplo, estar en un autobús) o cuando la reacción es exagerada ( el peligro existe, pero no justifica la activación de la ansiedad). Subir a un autobús supone cierto peligro, pero no justificaría la aparición de una crisis de pánico.

Tenemos problemas de ansiedad cuando respondemos con un nivel de ansiedad alto en circunstancias en las que el resto de la gente no parece tener problemas.

Y llegamos a tener un nivel de ansiedad tan alto por causas genéticas, fisiológicas y cognitivas (del pensamiento). No existe tratamiento farmacológico que sea efectivo por sí solo .

A un nivel de ansiedad tan alto llegamos por que la información que recibimos de nuestro entorno a través de nuestros sentidos es procesada en nuestro cerebro de forma errónea. Por ejemplo, si nos encontramos ante un examen de conducir y procesamos esa circunstancia de forma errónea nuestro cerebro entenderá que nos encontramos ante un “león” y desencadenará todos los mecanismos de respuesta ante un “peligroso león”.

Miguel A. Rizaldos Lamoca

Psicólogo Clínico. Psicólogo online
Descuentos 4º aniversario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies