foto 2

La neuropsicología es una disciplina fundamentalmente clínica, que converge entre la neurología y la psicología clínica. El neuropsicólogo estudia los efectos que una lesión, daño o funcionamiento anómalo en las estructuras del sistema nervioso central causa sobre los procesos cognitivos, psicológicos, emocionales y del comportamiento individual

En la sección de colaboraciones con otros profesionales de la salud y el bienestar en general. Os presento a Nicky Valentín Neuropsicólogo Clínico 

El papel del neuropsicólogo clínico infantil es históricamente muy poco conocido. Normalmente somos el último eslabón de la cadena, cuando ningún tratamiento ha funcionado. Sin embargo, somos especialistas en reconocer si un problema es debido a causas orgánicas, independientemente de que el neurólogo no las haya visto en la imagen o es secundario a otro trastorno, que en este caso sería el foco de la atención terapéutica. Y, claro, un tratamiento con un foco mal encaminado está abogado al fracaso.

Un ejemplo muy conocido es la dislexia. La dislexia exige que haya daño en el Sistema de Procesamiento del Lenguaje. Pero este depende muchísimo del resto de los subsistemas congnitivos. Si no hacemos una evaluación neuropsicológica exhaustiva, el hecho de que un niño no lea al nivel esperado puede deberse a causas muy variadas, tales como la motivación por el aprendizaje, no haber llegado al nivel madurativo adecuado debido a un retraso generalizado del desarrollo, un problema perceptivo que no le permita el correcto procesamiento de las letras…Así si nos dedicamos a tratarlo directamente como trastorno del Lenguaje, nada más perderemos el tiempo, pues no habremos llegado a la causa del problema que seguirá actuando en sordina.

Un caso parecido es el Déficit de Atención. Si es tal este debe ser debido a un daño en cualquiera de los componentes del Sistema de Atención. Pero se encuentra influenciado por otros subsistemas cognitivos al igual que es dependiente de la parte emocional. Por ello con los mismos síntomas visibles de falta de atención, podemos tener un niño que realmente tenga un daño en el sistema de Atención, al igual que otro que curse una Depresión y su atención se encuentre mermada por dicho trastorno, que como es bien conocido influye enormemente en la atención entorpeciéndola.

Aparte de distinguir entre trastorno primario y secundario, nuestro trabajo consiste en decidir si una condición es un trastorno o un retraso. Es decir, si se debe a un daño en un subsistema concreto o a la maduración de dicho subsistema que todavía no se encuentra plenamente funcional. Si es retraso, éste puede ser en un subsistema concreto o generalizado.

Llegados a este punto, el Neuropsicólogo Clínico Infantil, decide si derivar a otro profesional o llevar a cabo la intervención él. Esto dependería de si se trata de un retraso o un trastorno y en caso de que sea trastorno, si es primario o secundario. El caso de los trastornos primarios son los que corresponden a los neuropsicólogos clínicos que es cuando se llevará a cabo una rehabilitación. En el resto de los casos, si el neuropsicólogo no tiene la formación específica, derivaría el caso a otro profesional.

En resumen, el Neuropsicólogo Clínico Infantil es el profesional que tras un estudio detenido es capaz de extraer hipótesis sobre si una condición es debida o no a un daño cerebral y cómo proceder para rehabilitarla.

Suscripción

Miguel A. Rizaldos Lamoca

Psicólogo Clínico. Psicólogo online
Curso online Habilidades para padres

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies