Tus hijos/as pueden experimentar estrés. Para tí como padre/madre, puede que la infancia sea una época libre de preocupaciones.  Cosas como el colegio y las relaciones sociales a veces pueden generar presiones que resultan abrumadoras para algunos niños/niñas. En calidad de padre o de madre, no puedes proteger a tus hijos del estrés, pero debes ayudarlos a desarrollar formas sanas de afrontar y de resolver los problemas cotidianos que puede generar ansiedad. De no ser así puede que esto derive en un problema a medio o largo plazo que tenga que resolverse en la consulta de psicología online.

Tus hijós/as puede llegar a afrontar el estrés tanto de forma saludable como no. A ellos/as les preocupa, y aunque a veces no lo manifiesten quieren que sus padres/ madres les ayuden afrontar sus problemas.

No resulta fácil para tí como padre o madre saber que hacer para ayudar a tu hijo/hija cuando le encuentras ansioso.ID-100177389

A continuación tienes 9 formas de ayudar a tu hijo/a:

  1. Dile tu interés con claridad. Habla con tu hijo cuando te des cuenta de que hay algo que le preocupa. Si es posible, pon nombre a la emoción que crees que puede estar sintiendo tu hijo/a. (“Tengo la impresión de que todavía sigues enfadado por lo que te pasó en el recreo”). No debe sonar como una acusación (por ejemplo, “Pero, ¿qué pasa contigo? ¿Todavía sigues enfadado por lo que te ocurrió el otro día?”) ni tampoco poner a tu hijo en un aprieto. Solo se trata de una observación para demostrarle a tu hijo que te interesa saber lo que le preocupa.
  2. Escucha a tu hijo/a. Pide a tu hijo que te cuente lo que le preocupa. Escucha calmado/a y atentamente, con interés, paciencia, mirándole a los ojos y demostrando lo mucho que te importa. Evita juzgar, culpar, dar sermones o decir lo que crees que debería haber hecho. La idea es permitir que los problemas (y sentimientos) de tu hijo/a sean escuchados. Intenta averiguar lo sucedido haciéndole preguntas del tipo de: “¿Y entonces qué pasó?”. Tómate tiempo. Y permite que tu hijo/a también se tome el suyo.
  3. Empatiza y comenta brevemente las emociones que crees que podría estar experimentando tu hijo/a. Por ejemplo, puedes decirle: “Debe haberte molestado bastante”, “No me extraña que te enfadaras si no te dejaron jugar en el partido” o “Debe haberte parecido de lo más injusto”. Comunicándote de ese modo, empatizaras y por lo tanto demostrarás a tu hijo que entiendes cómo se siente y por qué, y lo mucho que eso te importa. Sentirse comprendido y escuchado ayudará a tu hijo a sentirse apoyado por tí, lo que es especialmente importante en los momentos de estrés.
  4. Ponga nombre a lo que le ocurre a tu hijo. Muchos niños/as todavía no tienen palabras para expresar sus sentimientos. Si tu hijo/a parece enfadado o frustrado, utiliza esas palabras para ayudarlo/a a identificar las emociones por su nombre. Expresar emociones con nos ayuda a comunicar y a adquirir manejo emocional (la capacidad de reconocer los propios estados emocionales). Los niños que son capaces de hacerlo son menos propensos a llegar a ese punto en que las fuertes emociones se expresan mediante reacciones y comportamientos extremos en vez de mediante palabras.
  5. Ayude a tu hijo/a a buscar alternativas de solución. Si tiene un problema  que le está provocando estrés a tu hijo, habla con él/ella sobre qué hacer. Anima a tu hijo/a a generar ideas de soluión. Puedes utilizar la técnica de “la lluvia de ideas” en caso necesario, pero no hagas todo el trabajo. La participación activa de tu hijo/a le ayudará a construir la seguridad en sí mismo. Apoya las buenas ideas de tu hijo/a y aporta ideas en caso necesario. Hazle preguntas como: ¿Cómo crees que eso funcionará?
  6. Escucha. A veces hablar, escuchar y sentirse comprendido es todo lo necesario para ayudar a que las frustraciones de un niño empiecen a aligerarse. Después, intente cambiar el tema de conversación y dirige a tu hijo/a hacia algo más positivo y relajante. Ayude a tu hijo/a a pensar en algo que le permita sentirse bien. No dediques al problema más atención de la necesaria.
  7. Limita el estrés innecesario a que se somete tu hijo/a  Si ciertas situaciones están provocando estrés en su hijo, fíjese en si hay formas de cambiar las cosas. Por ejemplo, si un exceso de actividades extra-escolares estresa a tu hijo a la hora de hacer los deberes escolares, podría ser necesario limitar esas actividades para que pueda dedicar más tiempo y energía a los deberes.
  8. Estate presente y disponible. A los niños/as no siempre les apetece hablar sobre lo que les preocupa. Y muchas veces, está bien que sea así. Deja claro a tu hijo/a que estarás a su lado cuando tenga ganas de hablar. Aunque a un niño/a no le apetezca hablar, generalmente no quiere que sus padres lo dejen solo. Puede ayudar a que tu hijo/a se sienta mejor simplemente estando presente: haciéndole compañía, pasando tiempo con él/ella. De modo que, si te das cuenta de que tu hijo/a está abatido/a, preocupado/a o teniendo un mal día, pero no tiene ganas de hablar sobre ello, inicie una actividad que puedan hacer los dos juntos. Salgan de paseo, vean una película, jueguen a baloncesto o cocinen pastas al horno.
  9. Se paciente. En calidad de padre o de madre, duele ver a tu hijo/a infeliz o preocupado. Pero intenta no dejarte llevar por la necesidad de resolverle todos los problemas. Contrariamente, concéntrate en ayudar a tu hijo, sin prisas pero sin pausas, a convertirse en una persona que sabe solucionar sus problemas: un niño/a que sepa cómo afrontar los altibajos de la vida, expresar sus sentimientos con palabras, calmarse cuando sea necesario y recuperarse para volver a intentarlo de nuevo. Los padres/madres no pueden resolver todos los problemas de sus hijos a lo largo de la vida. Pero enseñándole estrategias de afrontamiento saludables, tu prepararas a tu hijo/a para afrontar las tensiones que les deparará el futuro.

Miguel A. Rizaldos Lamoca

bannerNews

2 comentarios de “Frente al estrés de tu hij@ 9 ideas

  1. Judit dice:

    Es difícil entender qué les pasa a los niños pero sin duda escuchar las estrategias de psicólogos y otros profesionales es un buen apoyo. Y muy chulo el vídeo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies