El miedo es un fenómeno psicológico que nos da la noción de peligro. Es algo normal, con una función adaptativa que tanto en el niño como en el adulto supone una reacción emocional ante situaciones “peligrosas”.

Tiene un valor de supervivencia, ya que protege al ser humano de un peligro. Además este mecanismo nos permite actuar de modo reactivo ante una situación en la que no tenemos vivencias previas. Por ejemplo, el miedo a la oscuridad. Se ha investigado que el miedo a la oscuridad es una reacción innata, aunque hay una alta frecuencia en la que es un aprendizaje educativo de quienes nos rodean así es muy frecuente encontrar que el miedo del niño haya sido aprendido por su papá o mamá, que también tiene o han tenido miedo a la oscuridad.

Hay un momento en el que el miedo pasa a ser una enfermedad y esto es  porque ha traspasado el límite y nos incapacita… dejamos de hacer aquello que queremos y todo ello nos hace sufrir.

En nuestros hijos podemos ver claramente distintos miedos: desde el bebe que llora porque no quiere quedarse solo; el miedo a las “brujas o monstruos”, y otros más evidentes como el miedo a un perro que les puede morder o a una simple mosca.

El miedo es un comportamiento natural de protección que sucede ante una situación de peligro. Esta conducta se compone de REACCIONES CORPORALES:

  • Ritmo cardiaco acelerado
  • Sudoración excesiva
  • Tensión muscular
  • Sequedad de garganta y boca
  • Sensación de nausea en el estómago
  • Urgencias de orinar y defecar
  • Dificultad en respirar
  • Respiración rápida y entrecortada
  • Temblores
  • Dilatación de las pupilas
  • Erizamiento del pelo
  • Aumento de la presión arterial

Un elemento importante es pensar en algún hecho amenazante… esto sería suficiente para darnos miedo. Veamos un ejemplo: a algunos niños les basta imaginarse que un perro pudiera morderles para tener miedo a los perros. Incluso la lectura de un cuento puede desencadenar el miedo. Entonces,¿qué que podemos hacer?. Existen dos caminos  que normalmente hacemos:

1.- Tenemos un cuidado exagerado y alejamos a los niños de toda información susceptible de crear miedo.

2.- Procuramos que el niño se enfrente a situaciones nuevas y quizá atemorizantes.

Desde mi experiencia en la consulta de psicología online te recomiendo sigas la segunda opción es la más sana y adecuada,  ya que con este comportamiento alejaremos a los niños de un estado exagerado ante el miedo. Debemos intentar exponernos al miedo y descubrir cómo influye en nuestra vida.

Todo ser humano es único y “sus miedos” también lo son. Aún así podemos agrupar “miedos típicos” para afrontarlos mejor. Este agrupamiento lo podemos hacer según la edad que nos facilitará más su identificación.

EVOLUCIÓN DE LOS MIEDOS   EN FUNCIÓN DE LA EDAD

EDAD

MIEDOS

0-6 meses Ruidos fuertes, pérdida   súbita de apoyo y soporte.
7-12 meses Miedo a extraños, a la   separación de los padres, a objetos que surgen bruscamente.
1 año Personas extrañas ,   separación de la padres, heridas.
2 años Ruidos fuertes, animales,   separación de los padres.
3 años Mascaras ,oscuridad   separación de los padres, animales.
4 años Ruidos, oscuridad,   separación de los padres, animales.
5 años Lesiones corporales, ruidos,   oscuridad, separación de los padres, animales.
6 años Oscuridad, seres   sobrenaturales, lesiones corporales, separación de los padres, ruidos   fuertes.
7-8 años Estar solo, seres   sobrenaturales, oscuridad, lesiones físicas, hacer el ridículo.
9-12 años Exámenes escolares,   lesiones corporales, aspecto físico, truenos y relámpagos, muerte, oscuridad.

¿CUÁLES SON LOS MIEDOS MÁS FRECUENTES DEL NIÑO?

  • MIEDO A LA SEPARACIÓN. Es el miedo del niño a la separación y al abandono. Dentro de este tipo de miedo hay dos muy frecuentes;
  1. Miedo a dormir solo (o permanecer solo en casa)

    Cada vez que el niño tenga miedo por las noches deberemos ocuparnos de él (padre, madre o ambos). En el momento de ir a la cama sentarnos a su lado, contarle algo y acariciarle la frente y las cejas. Al cabo de tres a cinco minutos se relajará y dormirá tranquilamente. Este proceder es lo mismo para dos, cuatro, siete o nueve años. En cuanto a permanecer solo en casa será un aprendizaje paulatino y formará parte de su independencia y autonomía que como padres debemos alentar.

Hay que acostumbrar a los niños a realizar siempre las mismas rutinas de conducta antes de acostarse para adquirir hábitos saludables:
1. La hora de acostarse debe ser siempre la misma y sobre todo temprana para poder descansar ampliamente y adquirir un hábito de sueño saludable.
2. Ir al WC antes de irse a la cama.
3. Cenar para no experimentar hambre o sed.
4. Cepillarse los dientes.
5. Ducha o baño.
6. Hacer actividades tranquilas previas al sueño. No se recomienda juegos muy activos que entrañen gran actividad física.

2. Miedo a ir a la guardería

Sólo cuando el niño está completamente seguro de ser realmente aceptado por sus padres y de que nunca será abandonado por ellos podrá asimilar posibles temores a la separación.

  • MIEDO UMBRAL. El impulso del niño a explorar sirve para su desarrollo mental, movilidad y además es una importante condición para su independencia. Sin embargo si hay una postura educativa dominante como “estate quieto”, “no      toques”, etc, plantamos con ella una barrera que detiene el desarrollo de      la personalidad del niño. El uso exagerado de la palabra “NO” bloquea el      esperanzado desarrollo de una alegre persona. Al traspasar el umbral hacia      lo nuevo y desconocido muchos niños dejan de sentir el apoyo de sus      padres. Tanto la sobrepreocupación de los padres como una exagerada obligatoriedad tienen consecuencias similares: desarrollar el miedo umbral, que según la fortaleza psíquica y el temperamento del niño puede reaccionar terca o agresivamente o encerrarse cada vez más.
  • MIEDO AL FRACASO que se manifiesta en muchas edades. Si ves en tu hijo alguno de estos indicios debe plantearte cambias tu “postura educativa”:
  1. El niño padece ya el día anterior a un examen pérdida de apetito o insomnio.
  2. Por la mañana, antes del examen, se queja de dolor de cabeza o de barriga (¡el vómito también es posible!), o tiene fiebre repentinamente.
  3. La letra del niño en el cuaderno de ejercicios es peor (“temblorosa”) que normalmente.
  4. El niño se “olvida” de presentar en casa un ejercicio escolar mal hecho.
  5. En los ejercicios escolares tiene más “fallos por descuido” que en los deberes.

Para AFRONTAR el miedo al fracaso utilizaremos estas “estrategias”:
a) Anima de manera constante a tu hijo, con opiniones positivas sobre sus progresos por pequeños que te parezcan.
b) Utiliza un tono de voz amable; ambiente familiar relajado.
c) Cuidado con los reproches duros y exigentes, amenazas y castigos. Deben ser proporcionados.
d) Evite sacar constantemente temas  del colegio. Sin presión él irá contando todo lo que quiera saber.
e) Si su hijo no consigue vencer su miedo al fracaso poniendo en práctica los anteriores puntos no se te avergüences y busca asesoramiento en un psicólogo.

  • MIEDO A LA OSCURIDAD pautas para ENFRENTARLO Y SUPERARLO
  1. Cuanto más agradable sea el ambiente en el que duerme el niño, mayor es la probabilidad de que descanse plácidamente y no aparezcan respuestas emocionales negativas.
  2. La luz, el ruido y las condiciones climáticas de la habitación serán las adecuadas. El niño debe aprender a dormir a oscuras y no necesariamente en silencio absoluto, ya que esto le lleva a sobresaltarse con el menor ruido.
  3. Si nuestro hijo pide la presencia de luz, podemos recurrir a un piloto de luz para tranquilizarlo y para que pueda levantarse por la noche si es necesario.
  4. Las camas o cunas deben ser seguras para que el niño no esté inquieto por si se cae y se hace daño.
  5. Establecer una rutina muy clara para acostarse: acostumbrar a nuestro hijo a seguir la misma pauta o ritual antes de ir a dormir, promueve la adquisición de hábitos de sueño saludables y proporciona seguridad.
  6. Si el niño tiene pesadillas, consolarle con la luz apagada.· Practicar juegos en la oscuridad: la gallinita ciega, sombras chinescas, regalos escondidos en la oscuridad, el escondite (escondiéndose el padre o la madre en el dormitorio a oscuras del niño), etc.

En resumen deberías tener en cuenta las siguientes pautas si tu hijo manifiesta miedo.

  1. No demostrar y manifestar los miedos delante de los niños.
    El miedo puede transmitirse de padres a hijos mediante el aprendizaje por observación. Unos padres miedosos además pueden interferir en la desaparición del miedo de los hijos impidiendo que estos exploren su entorno. La falta de experiencia influirá de forma decisiva en la consolidación de los miedos y su posterior transformación en las temibles fobias.
  2. Seleccionar las lecturas infantiles adecuadas.
  3. Contar cuentos agradables, exentos de terror y acontecimientos truculentos.
  4. Fomentar la autonomía e independencia.
  5. Seleccionar las películas a ver, evitando las de terror y violencia.
  6. Realizar cambios graduales en el entorno para acostumbrarlo a situaciones novedosas.
  7. Reforzar los comportamientos valerosos.
  8. Evitar la sobreprotección porque fomenta la dependencia.
  9. Enseñar habilidades en relajación y autocontrol.
  10. Y sobre todo, saber escuchar y dedicarles tiempo suficiente a los pequeños.

Miguel A. Rizaldos Lamoca

Psicólogo Clínico. Psicólogo online

Tratamiento psicológico online

newleter

BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA CON EL TEMA:

ARND STEIN: “Mi hijo tiene miedo”
Plaza & Janés. Barcelona, 1988

FRANCISCO XAVIER MÉNDEZ: “Miedos y temores en la infancia”. Ayudar a los niños a superarlos. Pirámide.

FANNY JOLY: “¿Quién tiene miedo al lobo?”
Anaya Infantil y Juvenil

BONIFACIO SANDÍN: “Ansiedad, miedos y fobias en niños y adolescentes”

Artículos publicados en la revista Niños de hoy

2 comentarios de “Si mi hij@ tiene miedo, ¿qué puedo hacer?

  1. Diana dice:

    Hace algunos días me cambie de casa desde el primer día que dormimos en la habitación mi hijo no quería dormir ahí decía que veía el lobo, al principio no le preste mucha atención mientras a día seguido seguía pasando lo mismo y cuando salía del cuarto cerraba la puerta, todas las noche se duerme en la sala o la otra habitación y de ahí lo pasamos al cuarto ya que duerme con nosotros que puedo hacer???

  2. natalid gomez dice:

    Tengo un hijo de 8 años en sus pocos años de vida el siempre atenido mucho miedo a es tar solo en dos ocasiones el atenido dos fuertes crisis de nervios de tal manera qué es tanta la desesperacion de mi hijo que el pide con llanto que por favor lo alludemos dise qué no aguanta mas y be las paredes llenas de sangré que escucha boses y que siente miedo y no kiere morir cuando el se senté tan mal no kiere qué yo qué soi la madre me separe ni un minuto llora todo el tiempo y se arrodiya pidiéndole a dios qué lo allude y que no lo dejé morir esta es uba parte de la historia de mi pequeño hijo steban

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies