En España viven aproximadamente 10.000 personas que superan los cien años de edad. ¿Cuál es su secreto? No hay una receta exacta, aunque es evidente que la genética es fundamental. Según el Estudio de Centenarios de Nueva Inglaterra del Centro Médico de la Universidad de Boston (EE.UU.), la herencia genética determina hasta en un 75% la posibilidad de cumplir un siglo de edad. Pero los genes no desempeñan un papel solo en los aspectos físicos del organismo. Los genes también influyen en la personalidad. Y, como apuntan las últimas investigaciones, algunos factores de personalidad son muy importantes para alargar los años de vida.

Genes, personalidad y longevidad

La relación entre personalidad y longevidad es lo que se propusieron investigar científicos de la Escuela Albert Einstein de Medicina de la Universidad Yeshiva (EE.UU.), que llevan a cabo un análisis conocido como “Proyecto de Genes de la Longevidad”, con más de 500 voluntarios judíos ashkenazi de más de 95 años de edad, ya que son un grupo de personas genéticamente homogéneas. Para estudiar la relación entre personalidad y longevidad, seleccionaron a 243 personas de este grupo que habían superado los cien años de vida. Y observaron que factores de personalidad, que dependen en buena parte de la genética, como ser optimista, tolerante o extrovertido, desempeñan un papel fundamental para alargar la vida tantos años.

Las personas optimistas siguen mejores hábitos de salud, ya que se alimentan de forma más adecuada y hacen más ejercicio

Esta no es la única investigación científica que muestra la relación entre factores positivos de personalidad y longevidad. En un estudio realizado en Japón con mujeres de más de cien años con las capacidades cognitivas casi intactas, se vio que eran más extrovertidas que sus homólogas más jóvenes. Asimismo, en un análisis realizado en Suecia, los centenarios destacaban por ser personas relajadas y de trato fácil.

¿Por qué los optimistas viven más años?

Estudios anteriores ya apuntaban que la mitad de quienes llegan a los cien años lo hacen de forma independiente y con un buen estado de salud. Ahora se sabe que la personalidad también es un factor significativo.

En primer lugar, explican los autores de la observación de la Escuela Albert Einstein de Medicina de la Universidad Yeshiva, porque ser optimista es la mejor vacuna contra la depresión. Y, como señalan numerosas investigaciones, sufrir depresión aumenta el riesgo de padecer otros problemas de salud y reduce la esperanza de vida, del mismo modo que sufrir de ansiedad puede provocar cambios fisiológicos en el organismo que aumentan la susceptibilidad a tener enfermedades.

Desde mi experiencia en la consulta de psicología online, las personas optimistas se cuidan más y siguen mejores hábitos de salud, ya que se alimentan de forma más adecuada y hacen más ejercicio.

Longevidad y actividad social

No hay que olvidar, por otro lado, otro de los factores que según muchas investigaciones ayudan a vivir muchos años: estar comprometido en actividades sociales. Científicos del Centro Médico de la Universidad estadounidense de Rush aseguran que la actividad social frecuente ayuda a prevenir o retrasar el declive cognitivo que acompaña al envejecimiento. Para llegar a esta conclusión, realizaron un estudio con dos grupos de ancianos.

Los expertos observaron que el deterioro de las facultades cognitivas, como la memoria, la velocidad de percepción y la capacidad visuoespacial (relacionada con la ubicación de los estímulos en el espacio), era un 75% más lento en las personas más activas socialmente. Aunque no se sabe con exactitud por qué las relaciones sociales logran enlentecer el envejecimiento, los especialistas creen que se debe a que las relaciones de cierta complejidad estimulan redes neuronales que, en caso de llevar una vida social más pobre, se deteriorarían.

Longevidad: la importancia de la fortaleza interior

Un proyecto de investigación, financiado por el Imserso (Instituto de Mayores y Servicios Sociales) y realizado por el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del Centro Superior de Investigaciones Científicas, se propuso estudiar en el año 2007 las claves que permiten envejecer más y mejor. Aparte de la importancia de factores como el optimismo, el estudio señala aspectos como la fortaleza y la autoestima: “En muchos de los entrevistados destaca su temperamento enérgico, su fortaleza anímica y su temperamento luchador. Hablan con fuerza y determinación, hacen gala de un carácter fuerte y muestran personalidad y tenacidad. De su carácter destacan el sentido del deber y la exigencia, la rectitud y la responsabilidad. Transmiten mucha seguridad en sí mismos”.

Asimismo, también se apunta que los centenarios suelen ser personas independientes y con orgullo, “que han dado muestras de independencia, son respetuosos de la libertad ajena y celosos de su propia libertad. Una de las entrevistadas se quedó viuda con 78 años y vivió sola en su casa durante 18 años; su propia hija la define como ‘independiente’. Otra de las centenarias que vive sola en ningún momento se queja de su soledad; al contrario, menciona iniciativas propias para resolverla o mitigarla”.

Fuente:Fundación Eroski

Miguel A. Rizaldos Lamoca

Psicólogo Clínico. Psicólogo online

Tratamiento psicológico online

newleter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies