Si me dejan hacer lo que me da la gana mis padres es porque no les intereso”. Esto dicho por un adolescente puede dejar “boca abiertos” a un numero importante de padres; con ello intuimos que nuestros hijos nos piden pautas y normas para sentirse seguros y desarrollarse como adultos sanos.

Los avances en la psicología científica de los últimas décadas parecen que no terminan de “cuajar” en prácticas educativas que desempeñamos en el día a día como padres. En cuestión de relativamente poco tiempo los padres hemos pasado de ser educados con normas y límites exagerados y contraproducentes a educar del modo opuesto, sin ningún límite, en el dejar hacer, por miedo a la traumatizar a nuestros hijos. Y como todo en la vida “los extremos se tocan”.
Hoy en día es muy común y generalizado la necesidad social de mostrarse cariñoso, comunicativo e indulgente con cualquier necesidad de los hijos y desproporcionadamente tolerante con todo su comportamiento sea o no “adecuado”.
Esto esta siendo “caldo de cultivo” de lo que estamos empezado a ver ya en las consultas de psicología clínica, niños y jóvenes extremadamente inmaduros, emocionalmente débiles. Ellos tendrán probablemente un futuro muy complicado porque no son capaces de vivir y desarrollarse de manera autónoma, además de tener un desbordante sufrimiento por su baja tolerancia a la frustración. La sociedad no tolerará su falta de aceptación de normas y no será tan indulgente como lo somos erróneamente sus papás.
Es normal que hoy en día los padres, nos sentimos perdidos al tener que decidir entre educar como nos educaron nuestros padres hacerlo por como buenamente podamos, como nos dicen en los medios de comunicación o según vemos que lo hacen otros padres. Al producto de esta malgama de cosas hace que no seamos coherentes, norma básica parala Educación de nuestros hijos para enfrentar lo mas sanamente posible las dificultades que se le van a presentar en esta vida.

    Entiendo que esto es la teoría y que en el día día resulta complicado exigir que nuestros hijos  con la convivencia: que en resumidas cuestas es “yo doy, tú das”.

¿Por qué resulta tan complicado?

  • No queremos que tengan mala imagen nuestra.
  • Nos cuesta o no somos capaces de decir “NO”, es tan fácil decir “SI”.
  • No queremos que sufran pensamos que ”ya sufrirán cuando sean mayores” y esto no es sano porque cuanto antes aprendan a frustrase antes serán capaces de tolerar adecuadamente los sinsabores que la vida les va ir dando.
  • No nos gusta que los otros papás, amigos, familia,  nos lleguen a considerarnos como padres “rígidos y autoritarios”.
  • No queremos que ellos sufran lo que nosotros pudimos sufrir.
  • Tratamos erróneamente de contrarrestar la falta de tiempo y dedicación con una actitud excesivamente condescendiente.
  • No queremos el conflicto y evitamos que nos pongan mala cara.
  • Pensamos equivocadamente que somos egoístas si imponemos reglas que      nos ayuden en la convivencia.

Intentaré en pocas palabras explicar como en el desarrollo del ser humano de cada individuo se pasa de la dependencia inicial a la autonomía en el adulto:

    Las teorías del desarrollo infantil y del apego nos explican la importancia, que en los primeros momentos de la vida tiene el mantener una relación estrecha y consistente con la madre (o figura de apego). En ese periodo, cualquier separación, el niño la vive con ansiedad.
Estas mismas teorías han constatado que tras esa primera etapa, el niño necesita para su desarrollo normal separarse de su madre (o figura de apego), para explorar el mundo exterior teniendo como anclaje seguro  a su madre. También le sirve para discriminar sus propios deseos y necesidades de los de ella, para así ir tomando conciencia de sí mismo y de su individualidad.

    La madre no solo debe dejarlo explorar fuera sino que además, presentarse a sí misma como alguien con sus necesidades individuales, con una vida propia, e ir dejando la idea que tiene el niño de que su madre es una extensión de él y para él, que su razón de existir es única y exclusivamente para satisfacer sus necesidades.

    Para conseguir una convivencia familiar sana, como padres debemos  reaccionar con apoyo emocional a la vez que permite que el hijo padezca, de modo gradual y acorde con su maduración, una cantidad creciente y natural de frustración. Es “bueno” proteger al niño pero también dejar que se exponga gradualmente a experiencias en las que no consiga todo lo que quiere. La capacidad futura del niño para enfrentarse de modo sano a la realidad depende de esto.
Este proceso de adquisición de tolerancia a la frustración, que se desarrolla progresivamente, facilita que tu hijo aprenda a manejar su ansiedad y su agresividad sin temor a que le desborde. Cuando tu hijo no tolera ninguna frustración puede llegar a sentir apatía y desmotivación o, el otro extremo, ira.

Pautas para conseguir poner límites:

  • Antes que nada considerar que a pesar de tener claro todo lo dicho hasta ahora cometeremos errores. No existe una “receta” ideal para educar a nuestros hijos; cada hijo es distinto. Aunque  si podemos disponer de unos “mínimos” esenciales para distintas situaciones.
  • Es importante ser espontáneos, es decir tratar de hacer a nuestro modo lo que anteriormente hemos descrito. Aquello que no “nos salga” es mejor no llevarlo acabo porque nos resultará muy  incomodo y artificioso.
  • La empatía, que es la capacidad para “ponernos en su lugar”, nos ayudará a entender los motivos que ellos tienen para actuar y reaccionar en una determinada situación y, desde ahí, podemos enseñarles modos de afrontarla. Y también les enseñamos al ser modelos eso tan importante para las interrelación con los demás  que es saber ponerse en el lugar del otro. Esto le ayudará en su vida
  • La coherencia es también muy importante porque uno tiene que creer aquello que quiere enseñar. La contradicción entre lo que se dice y lo que se hace invalida la norma que o bien no se cumple o lleva a la mentira. Por eso es tan importante que los padres actúen con seguridad y sin contradicciones. Es sobre todo con un estilo de comportamiento con lo que los hijos se identifican y al que imitan. La norma concreta puede ser más o menos discutida si se le transmite una forma de ser responsable y honesta.
  • No consideres que se trata de domesticarlo, de convertirlo en algo que queremos, seremos mas eficaces en su educación si le apoyamos en el camino de encontrar sus propias capacidades, su forma de ser…, y él también se sentirá mejor mas seguro consigo mismo.
  • El castigo tiene una eficacia muy limitada sobre todo las humillaciones. Un hijo educado en un convivencia familiar donde lo habitual son las discusiones, gritos, peleas, existe una probabilidad muy alta que en el futuro reproduzca lo que ha vivido. Los malos tratos tanto físicos como verbales, hacen que tu hijo se comporte de manera agresiva o, por el contrario, en alguien extremadamente temeroso que tienda a evitar las interacciones sociales y por lo tanto presente serias dificultades para convivir con normalidad.

Miguel A. Rizaldos Lamoca

Psicólogo Clínico. Psicólogo online

Tratamiento psicológico online

Este post es un fragmento del curso online  Habilidades para padres (Inscripción) que impartimos en esta plataforma digital rizaldos.com que puedes iniciar cuando quieras. Puedes ampliar información e incribirte aquí 

Habilidades para padres

Curso online Habilidades para padres

newleter

 


Fuente: http://ntic.educacion.es

23 comentarios de “La necesidad de poner límites a nuestros hijos

  1. Eva Gonzalez S. dice:

    Me ha encantado!!!

    Soy madre, y éste tema me llama la atención.

    Hablando con otras madres, lo primero que identificamos es lo que no nos gusta del método educativo que tuvimos con nuestros padres. Supongo que levantar la mano y decir: “Eso no!” es fácil identificar el miedo como instrumento educativo en la herencia que nos han dado.

    El quid de la cuestión, es saber poner la línea en el medio y no saltar al otro extremo, tirando por tierra esos otros valores, que también nos dieron nuestros padres y que nos han hecho crecer.

    Crear un tira y afloja, enseñarles a gestionar sus pequeñas dosis de frustración, de enfado, de rabia… No querer convertirme en la super-woman-perfecta, reconociéndome como madre que da amor y como educadora que la enseña a prepararse para vivir su propia vida… la suya!.

    Saludos, me encantó!

    • Miguel Angel Rizaldos Lamoca dice:

      Gracias Eva me alegra que te haya gustado. Es verdad que lo ideal como todo en esta vida es el equilibrio, para esto no hay formular mágicas.
      Cada niñ@ es un mundo y cada familia también. Quizas el límite es el del sencillo pero a la vez complicado “SENTIDO COMUN”. Saludos y agradezco tu comentario.

  2. Soledad dice:

    Cada vez que leo uno de estos artículos me pongo enferma, cuantas cosas hago mal! y cuando creo que he dado un paso adelante los niños se hacen mayores y surgen situaciones nuevas, diferentes, que se me escapan y agggg hago lo que no tengo que hacer, pierdo los papeles y les digo las cosas a gritos (no la 1ª o 2ª vez claro) y pienso q si mis hijos es lo que más quiero en el mundo ¿como me pueden sacar de esa forma de mis casillas?
    Educar es muy dificil, gracias a los que nos ayudais.

    • Miguel Angel Rizaldos Lamoca dice:

      Soledad, “no te pongas enferma” uno aprende de los errores. El que tengas conciencia de ello no es malo, si no todo lo contario. Uno es capaz de cambiar su conducta en la medida que se da cuenta de que comete errores. Gracias por tu comentario y me animas para seguir escribiendo entradas en el blog y ver que son de utilidad.

    • Miguel Angel Rizaldos Lamoca dice:

      Gracias Soledad, tienes toda la razon educar es muy dificil, pero compensa ver los frutos. Es normal que no logres controlar todas la situaciones, no te preocupes. Hay que intentar con seguilo la mayor parte de las veces, y saber que el 100% nunca se consigue. Soledad no dudes en compartir mis articulos en Facebook, twitter, linkendin,…
      Miguel A. Rizaldos
      Psicólogo Clínico.

  3. Sandra dice:

    Leyendo el artículo tomé conciencia de cuantas cosas inculqué en mis hijos no por convicción sino por el hecho de no criarlos de la misma forma represiva que utilizaron conmigo. Algunas cosas las hice bien, pero reconozco que muchas veces fui incapaz de aplicar en mi casa “yo doy, vos das”. Soy madre divorciada y a causa de eso comencé a trabajar todo el día. Eso me generó una gran culpa porque yo siempre fui mamá de tiempo completo y de pronto mis hijos tuvieron que asumir una familia desintegrada y la falta de su madre. Y eso me llevó a querer resguardarlos mucho de todo. La nota me fue de mucho interés, muchos de estos temas los trabajo en mi terapia y gracias a eso los voy llevando adelante y voy consiguiendo medianamente dos hijos con una vida más o menos feliz. Muchas gracias, de nuevo, un beso, San

  4. SOFIA dice:

    Aún no soy madre, pero soy maestra de educación especial, totalmente convencida de que un niño necesita disciplina y que los padres deben ser encargados de proporcionarla, en la escuela, suelen achacarnos a los maestros con la mano en la cintura la conducta desordenada y errática de sus hijos, cuando no ponen nada de su parte, lamentablemente los niños solo pasan 6 u 8 horas al día en la escuela y en ella reflejan la realidad de su casa, y por mucho que nos esforcemos en la escuela de nada sirve si los padres no nos apoyan,

    • Miguel Angel Rizaldos Lamoca dice:

      Efectivamente no se puede delegar nuestra tarea como padres unica y exclusivamente al colegio. La educacion comienza en la familia, estoy contigo que es así. Gracias Sofía por tus comentarios no dudes en compartir mis articulos en Facebook, twitter, linkendin,…
      Miguel A. Rizaldos
      Psicólogo Clínico.

  5. lili dice:

    NADIE VIENE CON UN MANUAL BAJO EL BRAZO PARA SABER SER PADRE, LO QUE CREO IMPORTANTE ES ENSEÑARLE AL NIÑO, QUE UNO ES SU PAPA Y NO SU AMIGO, QUE PUEDEN SER CONFIDENTES, PERO QUE HAY NORMAS QUE RESPETAR, PORQUE EN UN FUTURO ESTARAN INMERSOS EN LA SOCIEDAD, LIMITES , VALORES,DEFENDER SUS IDEAS,(EXPLICANDO SUS MOTIVOS, SIN OFENDER A NADIE) SON TRES PILARES FUNDAMENTALES PARA SU CRECIMIENTO , ENSEÑARLES A PENSAR DESDE CHIQUITOS, A REFLEXIONAR SI LO QUE HICIERON ESTUVO BIEN O MAL, NUNCA DECIR SI O NO PORQUE SI, SE LES DEBE EXPLICAR EL PORQUE, ME ENCANTO EL ARTICULO, TIENE TANTA VERDAD. UN GUSTO PODER LEERLO. GRACIAS.

  6. Luly dice:

    Hola, mi hijo tiene 2 años y está en esa etapa en que te prueba hasta lo último, hasta conseguir lo que quiere. A veces con llantos y gritos desesperados; como si lo estuviera castigando. Es difícil muchas veces no salirte de tus casillas. Me agradó bastante este artículo.

  7. laura tisera dice:

    hola, me gusto mucho el articulo. tengo un nene de 6 años con problemas de que no acepta los limites, por eso mismo me lo mandaron a psicologo el año pasado en jardin y este año en primer grado. nosotros vemos que en realidad el se enfada mucho tambien cuando a el le hacen algo y el se defiende y despues en el colegio al que retan es a el, pero ahi nunca se defiende y queda como el problematico el.
    muchas gracias por el articulo.

  8. Romina dice:

    Hola, tengo un bebé de 10 meses que hace muchas travesuras y berrinches. A que edad comprende lo que significa “no”? estoy preocupada porque le digo que NO, se enoja y sigue haciendolo. De que manera lo reprendo o le enseño limites? Gracias

  9. KARINA dice:

    TODO MUY LINDO PERO EN DEFINITIVA CADA UNO HACE LO QUE PUEDE, TODAS LAS CRIANZAS SON DISTINTAS LAS DEL PASADO DEL PRESENTE Y ASI MISMO LO SERAN LAS DEL FUTURO, HACE UN TIEMPO NO MUY LEJANO ME DI CUENTA QUE NO SERVIA DE NADA NO DEJAR LLORAR A MIS HIJOS POR DESILUCIONES AMOROSAS, VERLOS SUFRIR ME DOLIA ERA COMO SI FUERA YO LA PERJUDICADA, HASTA QUE ME DI CUENTA QUE SI NO SUFREN NO LLORAN O LO QUE SEA NO VAN APRENDER, QUE YO SOLAMENTE LOS PUEDO ACOMPAÑAR PARA QUE SEPAN QUE NO VAN A ESTAR SOLOS/AS, ESTOY CONTENTA CON LO QUE HAGO APESAR DE QUE SE COMPLIQUEN LAS COSAS EL CAMINO EN ESTA VIDA NO DEBE DE SER DIFICIL PARA QUE COMPLICARNOS Y LLENARNOS DE PROBLEMAS CUANDO SOLO ESTAMOS DE PASO POR ESTA TIERRA Y DEBEMOS DEJAR LO MEJOR DE NOSOTROS MISMOS……

  10. Silvia dice:

    La verdad es difícil educar a los hijos en una sociedad tan diversa …compleja …..aveces mis hijos piensan que me equivoco en su educación por, como esta todo hoy .ponerle límites ….responsabilidades ….hacerles notar de sus derechos y deberes es muy complicado …..hayas tuve que recurrir a libros para ver sí yo era la equivocada …..sigo insistiendo entonces para que sean cada día personas con capacidades para ser un ciudadano de bien …..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies