Mi colaboración como psicólogo clínico en el programa de Radio 5 “Mujeres malditas – María Emilia Cornejo: la muchacha mala” Emitido el 15 feb 2012

La peruana María Emilia Cornejo tenía 23 años cuando se suicidó, en 1972, de una sobredosis de pastillas.

Esta escritora está considerada la iniciadora de la nueva corriente erótica en la poesía de Perú. Su obra, cuando se difundió en los años 80, pareció chocante, y lo era, porque se atrevió a trastocar los roles en una sociedad patriarcal y machista abordando lo inconveniente e, incluso a veces, lo prohibido.

Nacida en Lima en 1949, María Emilia Cornejo se casó muy joven con Oswaldo Márquez, quien propició su acercamiento a la Teología de la Liberación.

Siempre quiso ser madre, y el aborto que sufrió a los tres meses de embarazo la sumió en una profunda depresión.

Vivió poco, pero a la vez vivió tanto, que uno siente que se encuentra ante una poetisa excepcional, desgraciada en el amor y suicida, cuando la decepción pudo con ella

Aquí puedes escuchar el  programa

Y a partir de aquí un resumen que utilice para dicho programa.

Desde mi experiencia en la consulta de psicología online cuando alguien se siente con tristeza lo que le esta pasando es que esta teniendo una emoción que puede tener su origen en la pérdida de algo querido y es un modo de buscar ayuda. Cuando llega al extremo, en su duración e intensidad hace que deje de tener una función de ayuda y se convierte en algo que nos desborda y aparece la depresión.

Visto así de esta manera la depresión en lugar de cómo una enfermedad inmodificable lo vemos como un problema de aprendizaje que podemos cambiar. La verdad es que si existen ocasiones en que la depresión aparece sin motivo alguno y sin causa aparente es muy probable que sea debido a un desequilibrio en los neurotransmisores. Lo que si ocurre es que cuando estamos deprimidos en el medio en que vivimos (nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo,…) ocurren cambios y estos son debidos a nuestros comportamientos “depresivos”.

La Depresión se manifiesta frecuentemente con sus síntomas que pueden parecer enfermedades físicas (dolores, cansancio, etc.)

Aparecen tres tipos de síntomas: En los pensamientos (cognitivo), en lo que sentimos (emocional), y en lo que hacemos (conductual).

Una cosa a destacar que nos ocurre cundo estamos deprimidos es la lo que llamamos la tríada depresiva: Tenemos pensamientos negativos acerca de mi mismo, del mundo que me rodea y del futuro.

Por que podemos llegar a deprimirnos

Son varias cosas las que pueden confluir:

  • No encontramos alicientes.

La depresión se debe a una falta de tener cosas que nos gusten esto hace nos quedemos inactivos. Debido a ello el deprimido no encuentra refuerzos en la sociedad y en consecuencia la depresión se perpetúa. Lo que coloquialmente decimos es “la pescadilla que muerde la cola”, “como no tengo ganas no hago, como no hago no encuentro alicientes”.

Que hacer entonces: Hacer una  programación de actividades que comiencen a darnos alicientes. Una vez que comienza se establece una retroalimentación positiva. El problema más habitual que se plantea es que dice que no tengo fuerzas para hacer nada, que cuando se me pase la depresión y me sienta bien es cuando saldré y haré las cosas que me apetecen. Se trata de plantease lo contrario, cuando te mueves te refuerzan y te sentirás bien y con más ganas de seguir.

  • Como resultado de pensamientos pesimistas y negativos.

Existe una distorsión del pensamiento, en la que el depresivo distorsiona la realidad viéndose de forma negativa a si mismo, al mundo y su futuro.

Que hacer entonces: hay que detectar los pensamientos automáticos negativos de cada uno para cambiarlos racionalmente. Así las sensaciones que sentimos son debidas a pensamientos automáticos negativos. Se puede analizar de esta forma el pensamiento automático de tal manera que se ve claramente la relación entre la sensación y el pensamiento. Una vez que se descubre el pensamiento automático a veces se puede desmontar de forma racional, pero otras es preciso hacer algún experimento para comprobar que no responde a la realidad o realizar cambios conductuales para que el se pueda apreciar la realidad.

  • La indefensión aprendida

Es un estado en el cual se aprende que ante sucesivos fracasos haga lo que haga no voy a conseguir el objetivo. Esta indefensión aprendida es un caldo de cultivo ya que acoge toda una serie de calificativos y sentimientos negativos en el que la sufre. Este tipo de aprendizaje nos puede conducir a la depresión.

  • Causas biológica.

Existe un desequilibrio de los neurotransmisores.

Relación entre la ansiedad y depresión

Aunque se consideren dos cosas diferentes, suelen estar estrechamente relacionadas. La depresión que surge de un intento de solucionar un problema, esto supone un esfuerzo que genera una ansiedad que se va incrementando a medida que se comprueba que no se puede solucionar el problema. En ese momento aparece la depresión, pero lógicamente no se abandona del todo el intento de solución del problema con lo cual la ansiedad persiste asociada a la depresión.

El Tratamiento Cognitivo Conductual

A grandes rasgos y para que nos entendamos los objetivos son:

  • Aprender a ver las situaciones que nos son importantes de forma realista, y no interpretarlas. Ver lo que nos sucede tal y como sucede.
  • Dar explicaciones racionales alternativas para lo que nos ocurre.
  • Poner a prueba los supuestos irracionales desadaptados llevando a cabo comportamientos diferentes de acuerdo con las alternativas racionales que se han generado de manera que proporcionen oportunidades de éxito para un repertorio más amplio de cara a la interacción con otras  personas y a la resolución de problemas.
  • Programación de actividades y asignación de tareas graduales, la práctica cognitiva y el entrenamiento asertivo. En las técnicas cognitivas destacamos en entrenamiento en observación y registro de cogniciones, demostrar al paciente la relación entre cognición, afecto y conducta, etc.

El suicidio una solución permanente a un problema pasajero

Uno cuando esta deprimido tiene una visión de las cosas muy estrecha y poco objetiva. Con el paso de los días las cosas podrían cambiar completamente. En realidad la persona que en algún momento a contemplado la posibilidad del suicidio, en realidad no buscaban morirse, solo querían terminar con el dolor que en ese momento les atenazaba. Es un desequilibrio entre el dolor y los recursos que tenemos para afrontarlo.

El contrastar estos sentimientos con otras personas nos puede ayudar a dejar esa visión estrecha y negativa que nos puede hacer que el dolor nos desborde.

Miguel A. Rizaldos Lamoca

Psicólogo Clínico. Psicólogo online

Tratamiento psicológico online

ID-100305413

newleter

4 comentarios de “Ante la Depresión…

  1. monica cecilia scrugli dice:

    Muy bueno el informe sobre Depresion , me gustaria leer algun articulo sobre como atraviezan los duelos los adolescentes . Saludos cordiales !

  2. nuria perea dice:

    si todo lo que pone aqui ya lo sabia ,pero cuando una persona si tiene un aliciente un entretenimiento que le gusta pero la gente que tiene a su alrededor no te apoya.y te sientes peor que un perro que se pone de pie y nadie lo mira?.

  3. Pingback: Ante la Depresión… | Rizaldos – Psicología Clínica 2.0 | MUNDUARI SO | Scoop.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies