El poder de valorar lo positivo de los demás

El poder de valorar lo positivo de los demás

El poder de valorar lo positivo de los demás

Ser Capaz de valorar lo positivo de los demás tiene mucho que ver con la generosidad. Una necesidad humana básica es la de ser sentirse valorado y apreciado. Cuando esto no es así, resulta más difícil que nosotros mismos seamos capaces de valorarnos y querernos.


La falta de esta valoración positiva por parte de los demás puede traernos  consecuencias negativas. Como por ejemplo, una búsqueda desesperada del halago y de validación hasta incluso llegar a la renuncia a conseguir el aprecio, desánimo, tristeza y sensación de inutilidad, que en algunos casos puede llevar a la depresión. Por ello resulta tan importante valorar lo positivo de los demás.

Por otra parte resulta difícil que nosotros seamos capaces de valorar lo positivo a los demás si atravesamos una etapa de desánimo y desmotivación. Nuestro foco de atención estará en conseguir nuestro propio bienestar, en lugar de estar atento a valorar positivamente a las personas que nos rodean. Pero podemos en determinados momentos reconocer algo valioso de las personas que tenemos cerca y si además somos capaces de expresar algún sentimiento positivo, dándoles lo que les gustaría recibir, les ofrecemos un apoyo con un valor muy sano. Y también podemos beneficiarnos de manera natural.


Dar lo que queremos recibir puede tener una forma natural de volver a nosotros.


Y ello no quiere decir que tengamos que hacerlo bajo la obligación de estar siempre dando. De hecho, el valor de la generosidad se erosiona cuando se hace por obligación.

El psicoterapeuta  John Amodeo nos proponea que “en la próxima vez que notes algo positivo estando cerca de una persona, comprueba si realmente te sentirías cómodo al expresar esas sensaciones. Tal vez reconoces un escrito o lees una nota que alguien te ha dedicado, quizás has recibido una sonrisa en el momento adecuado, o en el metro, en la calle, tomando un café, alguien te han tratado con amabilidad. Observa cómo te sientes dando las gracias, respondiendo de la misma manera, mostrando empatía”.


Está comprobado que es mejor dar que recibir


 

Bastan unos pocos euros o incluso acciones de generosidad sin coste monetario, como valorar lo positivo que hacen los demás. Gastar en los demás da más felicidad que gastar en uno mismo. En una investigación de la University of British Columbia dieron dinero a estudiantes y les dijeron que podían gastarlo en ellos o en otros. Al final del día, aquellos que lo gastaron en otras personas dijeron estar más felices que quienes lo gastaron en sí mismos. Desde la psicología estamos cada vez más convencidos que el altruismo no es un lujo, es una necesidad que genera bienestar. La cooperación debemos de priorizarla sobre la competencia. Las personas generosas y altruistas deben cooperar y trabajar juntas. Entonces de esta manera tendrán la ventaja sobre la gente egoísta que siempre peleará entre si.

 


La falta de generosidad está relacionada directamente con la baja autoestima que a su vez provoca falta de bienestar.


Un estudio de ocho décadas realizado por Howard S. Friedman y Leslie R. Martin llamado  “proyecto de la longevidad” arroja sorprendentes descubrimientos para la salud y una larga vida  está  detallado en su libro, en el exponen que las relaciones con los demás son fundamentales para vivir una vida larga y feliz: El beneficio más claro de las relaciones sociales viene de ayudar a los demás. Aquellos que ayudaban a sus amigos y sus vecinos, aconsejando y cuidando de los demás, tendían a vivir más que el resto”.

Por último deciros que está demostrado que no haber pasado el tiempo suficiente con los amigos y la familia es uno de los principales arrepentimientos que expresa la gente antes de morir. Interactuar con aquellos que nos aprecian y a los que apreciamos revierte positivamente en nuestro estado de ánimo. Daniel Gilbert, profesor de psicología de Harvard así lo confirma “Somos felices cuando tenemos familia y somos felices cuando tenemos amigos, y casi todas las otras cosas que creemos que nos hacen felices son, en realidad, vías para tener más amigos y más familia”.


¿Valoras lo positivo que hacen las personas de tu alrededor?


 

 

Miguel Angel Rizaldos Lamoca
Psicólogo Clínico

Tags:
,
3 Comentarios
  • Mertxe Pasamontes
    Publicado a las 11:56h, 21 agosto Responder

    Muy buen post Miguel Ángel. Y más en los tiempos que corren en los que parece que criticar y destacar los defectos ajenos es una manera de volverse relevante. O de hacerse el importante. Y la realidad es que las personas que se pasan el tiempo haciendo eso resultan muy molestas y desagradables. Son personas a las que no apetece tener cerca.

    Destacar el valor de los demás y celebrar sus éxitos son muestras no sólo de generosidad, sino de tener una buena autoestima que no se ve amenazada por el éxito ajeno.

    Y aprender a ver lo positivo en los otros es un buen ejercicio de tolerancia, partiendo de la base de que nosotros tampoco somos perfectos.

    • marizaldos
      Publicado a las 17:32h, 21 agosto Responder

      Gracias compañera me alegra que te guste el post. Gracias a ti por hacerlo público. Un fuerte abrazo colega

  • Carmen - Psicóloga
    Publicado a las 12:25h, 24 agosto Responder

    Hay un dicho que dice… doy para que me den. Y en las relaciones con los demás es igual…. ser un reflejo de lo que nos gustaría que fueran con nosotros. Si fuéramos más desinteresados el mundo iría mucho mejor

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies