¿Empatía real o virtual en Twitter?

Inaguramos esta sección de colaboraciones con otros profesionales de la salud y el bienestar en general.

Os presento desde esta web de consulta de pscicología online a Aránzazu Ibáñez : Pedagoga y estudiante de Psicología. Con Interes en el cerebro adolescente, emociones, aprendizaje colaborativo, I+D, creatividad y cultura en la educación. No dejes de visitar su blog CEREBRO ADOLESCENTE  y la puedes seguir en twitter @aranzazu5

twittwr

Cada vez que interactuamos en Twitter nos relacionamos con las personas que están a la vez conectadas: les saludamos, expresamos breve pero intensamente nuestras opiniones y, posiblemente, planificamos el realizar alguna actividad conjunta. Esta interacción parece automática y fluida pero el éxito del encuentro depende de ciertos tipos de destrezas cognitivas unidas a intuiciones sobre las motivaciones, sentimientos y creencias de las personas que tenemos al otro lado de la red. Y todo ello, lo realizamos de forma rápida y correcta, mientras pensamos y realizamos teorías sobre lo conveniente o no de mantener una conversación con una u otra persona.

Nuestra mente es muy compleja en su funcionamiento y en ella juega un papel esencial un determinado grupo de neuronas que interpretan el estado emocional de la otra persona. Esas neuronas son las llamadas neuronas espejo que permiten a nuestro cerebro correlacionar los movimientos observados con los nuestros propios y reconocer así su significado. Las neuronas espejo forman parte de un sistema de percepción-acción de modo que la observación de movimientos activa en el observador las mismas regiones de la corteza motora que si él mismo estuviera realizando esos movimientos, a pesar de que esta activación motora no se transforma en moviendo. Actualmente sabemos que este sistema de las neuronas parece decisivo en el surgimiento de experiencias comunes que está a su vez en el origen de nuestra capacidad de actuar como sujetos, y no sólo en el plano individual sino también, y sobre todo, en el plano social y emocional.

imagesCAP5QOKW

Estas neuronas son, esencialmente, las que ayudan en el desarrollo con éxito de todas las variables nombradas en el primer párrafo, pero cuando interactuamos en redes sociales como Twitter donde no hay una observación de movimientos ¿qué labor desarrollan estas neuronas?, ¿cómo es posible que con tan sólo 140 caracteres de información y, a veces, ni tan siquiera un rostro en el que apoyarnos, consigamos tener cierto grado de empatía con quien está al otro lado de la red?

La empatía, esa capacidad de inferir los pensamientos y sentimientos de otras personas generando sentimientos de simpatía, comprensión y ternura surgen también en Twitter y la pregunta es ¿cómo? En general en Psicología se acepta dos tipos de empatía: afectiva y cognitiva. Según la psicóloga Deborah Serani, la empatía afectiva es la capacidad de sentir lo que otra persona está sintiendo, mientras que la empatía cognitiva es la capacidad de sentir lo que está pensando. La empatía afectiva está controlada por las funciones cerebrales inferiores, mientras que la empatía cognitiva se rige por las funciones cerebrales superiores. Y a su vez, la empatía afectiva puede ser paralela, cuando experimentamos las mismas respuestas emocionales que experimenta la otra persona o reactiva, cuando reaccionamos emocionalmente ante las experiencias que la otra persona esta viviendo. Y en Twitter, ¿hasta que nivel de empatía podemos ser capaces de llegar? No es raro ver conductas prosociales; es decir, todo tipo de comportamiento que beneficia a otra u otras personas y que son realizadas voluntariamente, dentro del contexto de Twitter.

El neurólogo Vilayanur S. Ramachandran, conocido neurólogo por sus trabajos centrados en el campo de la conducta y la psicofísica, sugiere que además el sistema de neuronas espejo podría ser responsable de una de las habilidades más peculiares de nuestro cerebro: “la de leer la mente”, en el sentido de tener la capacidad para deducir las intenciones de otras personas y predecir su comportamiento. Quizás sea esta “intención de leer la mente” la que nos hace adquirir ese grado de “empatía sin observación y a través de la palabra” que, en muchas ocasiones, surge en el Twitter.

Para concluir, destaco la importancia que ha supuesto el descubrimiento de las neuronas espejo para abrir nuevos caminos de estudio en el ámbito de las relaciones humanas y, como no, dentro de las relaciones surgidas en las redes sociales dónde la personalidad y la identidad individual es muy sorprendente y diferente.

Aránzazu Ibáñez

@aranzazu5

logo

1Comentario
  • Aránzazu Ibáñez
    Publicado a las 12:59h, 29 enero Responder

    ” …la empatía cognitiva es la capacidad de sentir lo que está pensando.” Me autocorrijo: la empatía cognitiva es la capacidad de saber lo que sabe la otra persona, la capacidad de abstraer los procesos mentales de otras personas.

    Aránzazu Ibáñez
    @aranzazu5

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies